En corto

Obra abierta

21.10.2016 | 05:00

Pese al título, no voy en la estela de Humberto Eco, pues creo que el autor vive en la obra, e incluso que ayuda a darle vida a ésta. Pero creo, también, que el autor y sus obras son sólo el rizoma de todo lo que luego surge y florece en su particular universo de lectores. El mayor premio a un autor es que su enfermedad prenda en el lector. Por ejemplo, Ford, que hoy recibe el Princesa de Asturias de las Letras, podría estar feliz de tener un lector como el periodista Vicente Montes, capaz de alimentar y gestionar durante tiempo, por su cuenta y riesgo, una página Richard Ford en Facebook con miles de lectores-admiradores, y de mantener en ellos, casi sin decir palabra, la tensión icónica propia de todo culto; hasta que, llegado un día, entregó la obra a su titular nominal, que no su creador, y llegado otro contó a sus propios lectores la seductora historia (de modo magistral, encima).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Trabajo en grupo

El informe PISA ha descubierto nuestro anarquismo e individualismo. Dice que no sabemos...

 
 

El Cazador Othello

Pablo Laso pidió su salida del equipo este verano ante la incredulidad de muchos dirigentes...

 
 

ENRIQUE BENÍTEZ

Una mujer para la historia

Concepción Loring Heredia fue la primera mujer que intervino en el Congreso

 
 

F. J. CRISTÓFOL

La luz de la Navidad

Aquellos años en los que nos quejábamos del dispendio económico que suponía la espectacular...

 
 

Apuñalamiento en misa

Estaban en misa. Cabe preguntarse si todos los presos van a misa en Soto del Real por fe o...

 
 

PEDRO DE SILVA

Pesimismo relativo

Al ser la democracia la patria del relativismo, las verdades absolutas son incompatibles con...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine