En corto

Obra abierta

21.10.2016 | 05:00

Pese al título, no voy en la estela de Humberto Eco, pues creo que el autor vive en la obra, e incluso que ayuda a darle vida a ésta. Pero creo, también, que el autor y sus obras son sólo el rizoma de todo lo que luego surge y florece en su particular universo de lectores. El mayor premio a un autor es que su enfermedad prenda en el lector. Por ejemplo, Ford, que hoy recibe el Princesa de Asturias de las Letras, podría estar feliz de tener un lector como el periodista Vicente Montes, capaz de alimentar y gestionar durante tiempo, por su cuenta y riesgo, una página Richard Ford en Facebook con miles de lectores-admiradores, y de mantener en ellos, casi sin decir palabra, la tensión icónica propia de todo culto; hasta que, llegado un día, entregó la obra a su titular nominal, que no su creador, y llegado otro contó a sus propios lectores la seductora historia (de modo magistral, encima).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Cassá quiere mandar

Convidó a desayunar. Si todos los que quieren ser alcalde lo hicieran, los periodistas estarían...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Diésel

Como en otras partes, Alemania subvencionó con millones de euros del erario público los...

 
 

ELENA M. CHORÉN

Se venden ´likes´

Sumar seguidores y ´likes´ en redes sociales se ha convertido en una obsesión para usuarios y...

 
 

ÁNXEL VENCE

Eurofobia, hidrofobia y otras manías

El minúsculo partido que promovió –con éxito– la salida...

 
 

DOMI DEL POSTIGO

Avaros

No es verdad que usted gane 50 millones. Usted gana 25, redondeando. Porque el sistema...

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Ideologías

Desde que Francis Fukuyama sostuvo en 1992 que el final de la Historia había llegado, el mundo...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine