En corto

Obra abierta

21.10.2016 | 05:00

Pese al título, no voy en la estela de Humberto Eco, pues creo que el autor vive en la obra, e incluso que ayuda a darle vida a ésta. Pero creo, también, que el autor y sus obras son sólo el rizoma de todo lo que luego surge y florece en su particular universo de lectores. El mayor premio a un autor es que su enfermedad prenda en el lector. Por ejemplo, Ford, que hoy recibe el Princesa de Asturias de las Letras, podría estar feliz de tener un lector como el periodista Vicente Montes, capaz de alimentar y gestionar durante tiempo, por su cuenta y riesgo, una página Richard Ford en Facebook con miles de lectores-admiradores, y de mantener en ellos, casi sin decir palabra, la tensión icónica propia de todo culto; hasta que, llegado un día, entregó la obra a su titular nominal, que no su creador, y llegado otro contó a sus propios lectores la seductora historia (de modo magistral, encima).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JOSÉ MARÍA SADIA

Nada se transforma

Hasta quienes no saben qué significa I+D+i son conscientes de que España debe incrementar la...

 
 

ALBERTO MONTERO

Alcalde, siete meses son demasiados meses

"Para evitar que las llamas causen una tragedia en Málaga es...

 
 

Cartas al director

'Injustas condenas marroquíes a saharauís', por Jordi Oriola FolchEl 19 de julio...

 
 

JORGE DEZCÁLLAR

El cementerio viviente de Mosul

La siguiente ciudad importante en caer será Raqqa, ya en Siria

 
 

ALBERT CANO

Pensiones: siguen los avisos

Hace pocos días pasó por Madrid Andrea Schaechter. ¿Y quién es esa...

 
 

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ VERA

¿Es necesario el fútbol?

El fútbol es necesario, vale, pero en manos privadas como en EEUU

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine