En corto

Obra abierta

21.10.2016 | 05:00

Pese al título, no voy en la estela de Humberto Eco, pues creo que el autor vive en la obra, e incluso que ayuda a darle vida a ésta. Pero creo, también, que el autor y sus obras son sólo el rizoma de todo lo que luego surge y florece en su particular universo de lectores. El mayor premio a un autor es que su enfermedad prenda en el lector. Por ejemplo, Ford, que hoy recibe el Princesa de Asturias de las Letras, podría estar feliz de tener un lector como el periodista Vicente Montes, capaz de alimentar y gestionar durante tiempo, por su cuenta y riesgo, una página Richard Ford en Facebook con miles de lectores-admiradores, y de mantener en ellos, casi sin decir palabra, la tensión icónica propia de todo culto; hasta que, llegado un día, entregó la obra a su titular nominal, que no su creador, y llegado otro contó a sus propios lectores la seductora historia (de modo magistral, encima).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Me dejes

No paran de asaltarte por la calle Larios esos chavales idealistas que pretenden afiliarte a no...

 
 

Verde contra Green

La Supercopa nos depara esta noche la oportunidad de disfrutar con el primer partido de la...

 
 

GONZALO LEÓN

El hotel Arts de Málaga

"¿Para quién es ese hotel? Pues no lo sé. Supongo que, especialmente, para quienes lo promueven...

 
 

LOLA CLAVERO

Tiempos románticos

Vivimos tiempos románticos, no sólo porque el género de terror se haya puesto de moda, sino...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Juventud alemana

Me han parecido extremadamente interesantes las reflexiones de un joven estadounidense que vive...

 
 

Cartas al director

Peor que HitlerNadie, excepto Rusia que instauró su siniestra dinastía comunista,...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine