En corto

Sigamos el libreto

20.12.2016 | 05:00

Cada capa de Navidad que se nos deposita encima nos aleja de nuestra propia natividad, aunque prefiramos medir la edad por el número de primaveras. Por eso, aunque parezca que todas las navidades son iguales, cuando llega otra tenemos una Navidad más detrás, y una menos delante. Sin embargo la melancolía que por las fechas invade a mucha gente no debe de venir de esto, sino del acortamiento al mínimo de la luz solar. No vale el consuelo de que es también cuando la luz vuelve a crecer, pues vivimos siempre en la inercia de lo anterior, con los pies trabados en los días pasados. ¿Será ese el motivo de que, como compensación, nos pasemos la vida hablando del futuro? En mi opinión la mejor razón para celebrar la Navidad con todos sus ritos y tradiciones es porque está ahí. La misma que dio Hillary (Edmund) cuando le preguntaron por qué había subido al Everest.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JUAN GAITÁN

Silencio

Medimos la alegría en decibelios y siempre exageramos la alegría, pero cuando las cosas son...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Varufakis la emprende contra Tsipras

El libro global del exministro griego desnuda a la troika financiera

 
 

LOLA CLAVERO

Por la cara

La fisonomía nos marca desde el nacimiento de un modo fatal; por la cara se nos juzga y...

 
 

PEDRO DE SILVA

Cirugía de momento virtual

Interesante, el legrado propuesto en Sabadell para limpiar de españolismo las calles, empezando...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

¿Por qué no se persigue en tierra a los traficantes?

Por qué no se persigue en tierra a los traficantes y se espera a que...

 
 

Cartas al director

'Un barbero frustrado', por Bartolomé FloridoHace 55 años, cuando emigré a...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine