En corto

Ni de casualidad

23.12.2016 | 05:00

La lotería toca poquísimo, es un hecho en el que la mayoría estará de acuerdo, y el que no, será porque le ha tocado y su opinión al respecto es interesada. Encima, no hay a quien echar la culpa de que no toque: ni al caballo, ni al jinete, ni a los equipos en las quinielas, ni a uno mismo por no saber de fútbol o saber demasiado (en cuyo caso toca poco), ni al crupier, ni a la ruleta lastrada, ni a la maquinita, ni a la mala mano ese día con las cartas. La apuesta a un número es azar en estado puro. Después del sorteo la alegría más extendida es la de los que no han jugado y se ahorraron el décimo. En cuanto al reintegro, aunque toca bastante, siempre me ha parecido un premio humillante y perdonavidas, casi una limosna. Un amigo que compra lotería ya ni mira, y dice «si ha tocado ya me enteraré». Al menos este año el anuncio no ha sido publicidad engañosa. Ahora a probar con el Niño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

PEDRO J. MARÍN GALIANO

Dispensa en el tren de cercanías

Tanto Cervantes como Lope, Quevedo o Calderón de la Barca, entre...

 
 

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ VERA

Ni agua a los malagueños

Acabada la feria, aún mal digeridos los crímenes de Barcelona, el regreso a esa rutina tan...

 
 

Trump y lo global

Ha habido, y habrá, mucha literatura al respecto. Toda, desde antes incluso de su elección,...

 
 

MARIO D. BRAÑA

Un poco de ´seny´, por favor

El Barc?a atraviesa la tormenta perfecta para dar carpetazo durante...

 
 

Cartas al director

Violencia TerroristaDe nuevo ha vuelto a golpear el terrorismo matando gente inocente, esta vez...

 
 

LUIS GANCEDO

La hora de los salarios

La economía crece el 3% y los salarios lo hacen apenas el 1,3% según los...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine