Mal de Ojos

Tele come tele

08.01.2017 | 05:00
Hay que destacar el trabajo, siempre medido, serio y divertido, del equipo de José Mota la última noche del año.

Nada de león come gamba, nada de perro no come perro, nada de no muerdas la mano que te da de comer, no, nada de eso, ahora la cosa se pone tibia y es el tiempo de la tele come tele. Hemos pasado, al fin, el Everest de la ñoñería y la magia comprada a golpe de cartera, los insufribles villancicos, la música diseñada para la tortura que ha invadido los centros comerciales, la noche de las uvas, el día de las resacas, la fábrica de churros en que las cadenas han convertido sus formatos más molones, desde el trío de chefs más todoterreno de La 1, que lo mismo te presenta esta semana el concurso de cocineros de corta edad, que a la siguiente te lo presenta con famosos o anónimos, o al revés, y por si no hubiera bastante los visten de gala, con pajarita y todo, y los envían a la puerta del Sol como se envía un batallón para librar una batalla, y es cuando eres consciente de que Pepe Rodríguez y Jordi Cruz en TVE, como Alberto Chicote en Antena 3, han dado el salto y ya forman parte del circo, son carne de su carne, fábrica de churros que hace de First Dates y de Carlos Sobera en Cuatro un pilar sobre el que se sujeta la casa y todo gira a su alrededor –lo último, First dates: mi gran noche... vieja–. Imaginación a raudales. Hemos sobrevivido a la mamarrachada de ver a Paz Padilla presentando la gala de los confetis y las matasuegras y el cava barato y la alegría más triste, y hemos confirmado lo que sabíamos, que esas galas con esos artistas de aluvión y plástico cutre parecen diseñadas para que acabe uno odiando la música, o como haya que llamar a lo que sale por la boca de Andy y Lucas, o Soraya, o Gemeliers o David Bisbal. Cada año igual, cada año un poquito más bajo en la escala de la exigencia, cada año más ridículo todo, más casposo y aburrido, falso y decrépito, desganado y sin vida. En las cadenas generalistas el pescado, ese pescado, apesta. Sin matices. Aunque es verdad que cuesta hacer algo para una noche, la última del año, que no sea farfolla para consumir sabiendo que apenas nadie está mirando la pantalla después de las uvas.

La cara de Patiño

Claro que hay que destacar el trabajo, siempre medido, serio, divertido, esperado, del equipo de José Mota, que convierte La 1 en la pantalla de referencia de esa noche. ¿Y nada más? No. Este año me he fijado en Feliz Año Neox, de la órbita de Atresmedia, que ha traído el esperado regreso del mítico Homo zapping, programa emitido en Antena 3 desde 2003 a 2007 y que lanzó a Paco León con sus parodias memorables de Raquel Revuelta, que a su vez presentaba, con el culo, todo hay que decirlo, con el culo, Estrenos de cartelera, y de ahí sus vibrantes y desternillantes recreaciones. Pues bien, el especial Homo zapping en Neox lo vimos la noche antes de Nochevieja, una costumbre de la cadena, que lleva años celebrando las pre-uvas el día antes del jolgorio mundial. El programa Feliz Año Neox, además del colofón para recibir 2017 un día antes, y hacerlo con gracia, emitió un capítulo de The Big Bang Theory, rara y atractiva galaxia de bien armados personajes con diálogos cargados de ironía y talento. ¿Qué vimos en el especial de Homo zapping? Si me apuran casi fue un guiño a la competencia, a Telecinco. Ni qué decir he que me gustan más Las Campos de Neox que Las Campos de verdad. Las Campos de Neox me hacen reír. Las Campos de Telecinco me dan una pereza infinita. Lleva la cadena dos semanas, sin exagerar, estrujando la pringue de esa patochada. Los colaboradores de la cadena, todos, en tromba, analizan cada segundo de emisión, cada frase, cada gesto de Maritere, la mari jefa del clan, y las frases bomba de sus retoñas, que a su vez se convierten en gasolina en el plató de Sálvame para que Mila Jiménez saque su papel de burra, María Patiño pueda seguir esculpiendo una de las caras más raras de la tele por hacer como que se toma en serio, con intensa honestidad, la mierda con la que trasiega, y todo quede en casa, es decir, tele come tele.

Indigesto Yak 42

Es así en todas las cadenas porque es el medio quien lo propicia. Ningún otro, ni radio ni periódico, es tan parodiable, tan caníbal, tan coprófago, tan ególatra y ensimismado. La tele abastece a la tele. Telecinco lleva esta ley al paroxismo. Los programas de imitadores, desde Tu cara me suena al especial de Mota, o el mentado Homo zapping, se nutren de rostros que nos machacan desde la pantalla, sea la pareja de saltimbanquis formada por Alaska y el absurdo Mario Vaquerizo –tienes más pluma, le decía Javier Quero imitando con excelencia al campanudo Bertín Osborne, que el edredón de King Kong–, sean los políticos que más sacan en pantalla. En todos, tele come tele. Y por si faltara algo, internet se ha convertido en campo minado para frikis de todos los colores. Hay uno que me da tiricia de una manera especial. Se llama Aless Gibaja. Es una cosa así, repelente, tontita, súper imbécil y tal. El tipo hace el canelo sin pudor ni vergüenza, poniendo caras terribles, y hablando muy raro tratando de articular cuatro majaderías. A semejante mente en barbecho la han cazado para entrar en Gran Hermano VIP, mojón de Telecinco, prueba fehaciente de que tele también come caca. Y algunos espectadores, a boca abierta, dispuestos a consumir el detrito con voraz contentura. Es lo que desea TVE, que persiste haciéndonos comer manipulación como si nos diera tajadas de carne de primera –habla de informativos independientes en sus promociones–, pero a casa sólo llega el hedor de la falta de respeto por la audiencia y la bajada de braguitas ante el Gobierno del PP. El tratamiento informativo sobre el informe del Consejo de Estado hablando de responsabilidad del Ministerio de Defensa –con Trillo al frente– en el accidente del Yak 42 en 2003 con 62 militares muertos ha puesto de nuevo en guerra a periodistas de la casa, a familiares, y a la audiencia. No daba crédito el día 3 cuando la noticia saltó a la calle. La 1, fuera de titulares, la enmarañó entre pamemas de reyes magos y otras fruslerías. Un asco. Imposible comer esa tele sin cortes de digestión.


La guinda

La cabalgata

Se ponen tontitos. Ñoños a más no poder. ¿Cuántas veces dicen los presentadores de este tedio magia, ilusión, noche mágica, y otras dulzuras que empalagan a grandes e idiotizan a los pequeños? Las teles públicas se volcaron en la cabalgata de los Reyes Magos. Citemos a Roberto Leal y Marta Solano en La 1 como paradigma de cursilería. Para redondear el día, la gala Reyes y estrellas, con Mar Saura. Ay, señor.   

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JUAN GAITÁN

Silencio

Medimos la alegría en decibelios y siempre exageramos la alegría, pero cuando las cosas son...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Varufakis la emprende contra Tsipras

El libro global del exministro griego desnuda a la troika financiera

 
 

LOLA CLAVERO

Por la cara

La fisonomía nos marca desde el nacimiento de un modo fatal; por la cara se nos juzga y...

 
 

PEDRO DE SILVA

Cirugía de momento virtual

Interesante, el legrado propuesto en Sabadell para limpiar de españolismo las calles, empezando...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

¿Por qué no se persigue en tierra a los traficantes?

Por qué no se persigue en tierra a los traficantes y se espera a que...

 
 

Cartas al director

'Un barbero frustrado', por Bartolomé FloridoHace 55 años, cuando emigré a...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine