En corto

Tendrán que mojarse

24.02.2017 | 00:42

Un día, hablando de la división de poderes, Alfonso Guerra dijo que Montesquieu había muerto. En realidad hoy, tras la abducción del legislativo por el ejecutivo, los tres poderes son el político, el mediático y el judicial. La calle es un cuarto poder latente. No pienso en la cúpula del Poder Judicial, corporativista y politizada, sino en miles de profesionales que intentan aplicar las leyes. Habrá de todo entre ellos, pero cualquier medida que merme el poder corrector que hoy tienen, o reste su independencia, rebajará la calidad de la democracia. El proyecto del Gobierno para quitar a los jueces la instrucción de las causas, dándoselo a una Fiscalía que hoy está adscrita a aquel, y cuyos profesionales sufren las consiguientes presiones (Murcia, por ejemplo), va en la peor dirección posible. ¿Sabrá estar la oposición a la altura, o defenderá también su interés corporativo?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine