Cartas al director

16.07.2017 | 20:41

LA NEVERA DE PLAYA

Decidí bajar a la playa. Pero esta vez, iría lo más liviano posible. Sólo llevaría conmigo la nevera de playa. En ella, la correspondiente bebida, y un libro de poemas. Si, el libro, en la nevera. Me dio por ahí. A las horas de estar en la playa, agarro el libro. Estaba rígido, tanto que al abrir sus páginas, estas crujieron y se desprendieron todos los versos.

El levante, que ese día se impuso ser protagonista, jugó con ellos unos minutos, para después lanzarlos a discreción. Perdí todos los versos.

Si se topan con alguno de ellos, preséntenle mis disculpas. Lo sé, congelar un libro no tiene perdón. Yo por lo menos, no perdono, ni tolero, ninguna excusa para congelar Cultura.

Sólo un necio, puede justificar eso. Y está sucediendo. Sucede.
Francisco García Castro
Estepona

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

ROBERTO LÓPEZ

Pongamos un Chiquito en nuestra vida

Si cuando andabas, bailabas, y parecía que tropezabas, Chiquito, y en...

 
 

LOLA CLAVERO

Por el honor de una mujer

Ser mujer se ha vuelto a poner difícil en estos tiempos, pero la dificultad nos estimula....

 
 

Diccionarios

Elector: el que goza del sagrado privilegio de votar por un candidato que eligieron otros

 
 

JUAN GAITÁN

Agua de otoño

Se acerca el invierno y seguimos anticiclónicos y secos. El otoño se nos acaba, pero antes de...

 
 

JUANA FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ*

Consumir o morir

En nuestra sociedad, los residuos crecen y crecen a pasos agigantados. Al mismo tiempo, se...

 
 

PEDRO DE SILVA

Respirar

Hay artículos de lujo y artículos de primera necesidad. Parece fácil distinguirlos, pero no lo...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine