Cartas al director

16.07.2017 | 20:41

LA NEVERA DE PLAYA

Decidí bajar a la playa. Pero esta vez, iría lo más liviano posible. Sólo llevaría conmigo la nevera de playa. En ella, la correspondiente bebida, y un libro de poemas. Si, el libro, en la nevera. Me dio por ahí. A las horas de estar en la playa, agarro el libro. Estaba rígido, tanto que al abrir sus páginas, estas crujieron y se desprendieron todos los versos.

El levante, que ese día se impuso ser protagonista, jugó con ellos unos minutos, para después lanzarlos a discreción. Perdí todos los versos.

Si se topan con alguno de ellos, preséntenle mis disculpas. Lo sé, congelar un libro no tiene perdón. Yo por lo menos, no perdono, ni tolero, ninguna excusa para congelar Cultura.

Sólo un necio, puede justificar eso. Y está sucediendo. Sucede.
Francisco García Castro
Estepona

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

DOMI DEL POSTIGO

Avatar

Cómo sería aquel pánico. Resultaría inquietante poder acercarnos a aquellos hechos en una...

 
 

TINO PERTIERRA

Barron Trump, el influencer que nunca existió

Las redes sociales pescan muchas tonterías a diario. Todo el mundo lo...

 
 

PEDRO DE SILVA

Cachondeo no, por favor

Conviene, pese a todo, que la representación teatral catalana no se convierta en una farsa,...

 
 

Paseo al sol

Cuando un ministro se aburre viene a Málaga a prometer cosas. Y así vamos pasando la vida tan...

 
 

F. J. CRISTÓFOL

A ti, ´reventaor´

A ti, reventaor, que sobrevives gracias al milenarismo malaguita. A ti, que eres feliz viendo...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El único juez al que no le gusta el fútbol

A nadie han sorprendido los delitos atribuidos a Ángel María Villar,...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine