Cartas al director

16.07.2017 | 20:41

LA NEVERA DE PLAYA

Decidí bajar a la playa. Pero esta vez, iría lo más liviano posible. Sólo llevaría conmigo la nevera de playa. En ella, la correspondiente bebida, y un libro de poemas. Si, el libro, en la nevera. Me dio por ahí. A las horas de estar en la playa, agarro el libro. Estaba rígido, tanto que al abrir sus páginas, estas crujieron y se desprendieron todos los versos.

El levante, que ese día se impuso ser protagonista, jugó con ellos unos minutos, para después lanzarlos a discreción. Perdí todos los versos.

Si se topan con alguno de ellos, preséntenle mis disculpas. Lo sé, congelar un libro no tiene perdón. Yo por lo menos, no perdono, ni tolero, ninguna excusa para congelar Cultura.

Sólo un necio, puede justificar eso. Y está sucediendo. Sucede.
Francisco García Castro
Estepona

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JUANMA RODRÍGUEZ

Sin botes no hay paraíso

En poco más de dos años, Málaga se llenará de carteles para conmemorar la elección como Ciudad...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

De elecciones y manipulaciones

En la época tanto de indefinición como de confusión ideológica que...

 
 

GERARDO PÉREZ SÁNCHEZ

La política como problema, la política como solución

Uno de los principales problemas de nuestro modelo democrático...

 
 

Cartas al director

El silencio de los corderosMi solidaridad y cariño con todos los catalanes y...

 
 

ALBERT CANO

El impacto de Amazon

La noticia se conoció el pasado día 19: la compañía juguetera estadounidense Toys R Us firmaba...

 
 

JORGE DEZCÁLLAR*

Merkel, cuatro años más

Lo que se anuncia en Cataluña no debe hacernos olvidar que aún hay votaciones que...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine