Garrafón en la patria

13.11.2017 | 00:54

Resulta, qué pena corazón, que se ha enquistado. Hasta el punto de que, como mínimo, planeará sobre el puente de diciembre y sus vuelos chárter y devorará buena parte de las fiestas terminales, que son siempre, por perseverancia y capacidad de destrucción, las que arrancan con la Navidad y no se retiran hasta el KO de alguna relación o el colapso puntiagudo del sistema nervioso. España va camino de unas navidades raras, con escaso protagonismo de cuñados y suegras e inesperada kale borroka entre langostinos con el discurso del rey y las llamadas a familiares emboscados a más de doscientos kilómetros. Hay gente insufrible que cuando se emborracha y come sólo sabe cantar himnos y soflamas de encendida testosterona. Y a esa gente hay que temerla. Especialmente, en la política y en los estadios; en la política que se hace en los estadios, que es la que últimamente se ha apoderado del orfeón nacional. Con su eco mohoso a chistes de putas y niños alucinados como cascos azules esperando pacientemente en los bares el desvanecimiento de sus padres. No es casualidad que Puigdemont reaccionara al 155 hablando en la tele y al mismo tiempo tomándose un vino en un bar de Girona, asediando por partida doble a los comensales, que en esta guerra son clarisimamente todas las huestes. Rajoy anduvo intuitivo con lo del plasma, pero tuvo que venir Cataluña con su I+D+i del diablo para enseñarle cómo hacer las cosas con acendrado sentido de Estado y de la democracia del pueblo: estando y a la vez no dejando de no estar, aquí en la vida como el Parlament y como en Bruselas. No hay nada más que observar adónde fue a parar la tercera vía, ahora reducida a la camiseta de Adidas y los bailes de Iceta, para comprobar que ésta no es una guerra precisamente ideológica, en la medida que no está hecha de idas y mucho menos de confrontación de modelos vitales y políticos contrapuestos. Es un asunto de barras bravas, lo que explica su arraigo natural en la sección de deportes. Un país que otorga dimensión analítica a Ramos o a Guardiola no debería salir vivo de ningún debate. O al menos no de ninguno que no tenga como horizonte a Rajoy leyendo el Marca o a Puigdemont tirando de patria con los goles del Girona. Volvemos a la superestructura, a lo que decía Weber sobre el amor y el sexo; da la sensación de que aquí hay mucho Real Madrid, mucho Disney, que ningún argumento se salva de la poca honra de haber sido construido a marchas forzadas con el objetivo de dar de comer al sentimiento y maquillar la jodienda. En eso, sin duda, también está el delirio y el ridículo ante Europa. En la falta de seriedad, en el simplismo sociogeográfico, en la bufanda, los callos, la inteligencia tipo pichichi, enjaezada con mondandientes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

La idea del auditorio

Hay que mantener viva la idea del auditorio, dicen. Sí, las ideas es que si no se mantienen...

 
 

JAVIER MURIEL NAVARRETE

No somos todos los que están

Sí, hola, perdona, seguro que no te acuerdas de mí. Soy el niño que...

 
 

GABY BENEROSO

24 de noviembre, fun, fun, fun

Hoy me he dado un golpe zumbón en la cabeza, que me ha devuelto el...

 
 

PEDRO DE SILVA

La conjura

De haber triunfado la secesión, los vencedores contarían todo lo sucedido como fruto de la...

 
 

IGNACIO HERNÁNDEZ

Que suene la flauta

La música es una de las manifestaciones más excepcionales del individuo ya que consigue...

 
 

JUAN ANTONIO MARTÍN

Si fueran de Cai no habría ocurrío

Los escenarios tienen alma. ¿Por qué no iban a tenerla? El alma de...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine