09 de julio de 2011
09.07.2011
Fiestas

Un herido por asta en el segundo encierro de San Fermín

Se trata de un australiano de 24 años empitonado en el muslo - Máxima intensidad con los toros de Cebada Gago

08.07.2011 | 15:34
Un momento del encierro.

El segundo encierro de Sanfermines, con toros de Cebada Gago, ha dejado un herido por asta, que ha sido atendido en la enfermería de la plaza de toros, y cuatro trasladados a centros hospitalarios por contusiones en diversos tramos.

En concreto, un joven australiano de 24 años ha sido empitonado en la cara interna del muslo, en la vena safena, y su pronóstico es menos leve. La cogida se ha producido cuando el toro se dirigía a los chiqueros y el mozo le ha citado hasta que se ha dado la vuelta y le ha embestido.

Un toro colorado descolgado ha creado repetidos momentos de peligro y emoción en el segundo encierro de los Sanfermines 2011, corrido en poco más de tres minutos por los astados de la ganadería gaditana de Herederos de José Cebada Gago.

Los "cebadita", habituales en estas fiestas al haber cumplido el pasado año sus bodas de plata, han completado el recorrido de forma disgregada, aunque sin hacer demasiado por los corredores, uno de los cuales, un joven australiano, ha resultado corneado en la plaza de toros precisamente por el rezagado.

Tras los tres cánticos en los que los mozos piden protección al santo frente a la hornacina con su imagen situada en la Cuesta de Santo Domingo, el cohete ha anunciado a las ocho en punto la apertura de las puertas de los corrales situados en este lugar.

Desde el principio, incluso antes de que se produjera el contacto con los corredores, los toros han tomado la iniciativa de la carrera y uno de ellos se ha adelantado para conducir a sus hermanos en un recorrido que por este tramo ha discurrido sin más incidencias que las habituales caídas.

Con tres bureles en cabeza, la manada ha entrado en la plaza del Ayuntamiento, donde ha comenzado ya a estirarse hasta que, al llegar a Mercaderes, el toro colorado ha resbalado y se ha quedado definitivamente descolgado.

Por delante, dos hermanos también han resbalado aunque sin llegar a influir en su carrera, traspasando la curva de forma limpia y sin registrar esos choques contra el vallado que eran tan habituales antes de que el Ayuntamiento optara por utilizar un líquido antideslizante.

La velocidad ha sido una de las características del encierro a su paso por Estafeta, donde, con dos toros abriendo manada, los animales han dejado bastantes huecos entre ellos y han permitido a los corredores acercarse a sus astas.

Los pastores, mientras tanto, se afanaban por conducir al rezagado hacia Telefónica y el callejón de acceso a la plaza de toros, donde sus hermanos han entrado sin problemas pese al amago de dar la vuelta al ruedo que han realizado algunos de ellos.

Cuando ya en la plaza los pastores seguían en su empeño un corredor, sin ser consciente del peligro que ello conllevaba, se ha cruzado ante el toro colorado, que lo ha embestido. El mozo, un joven australiano, ha sido trasladado a la enfermería de la Plaza de Toros con una cornada en el muslo.

Por otra parte, tres mozos han sufrido contusiones maxilofaciales y han sido trasladados al ambulatorio San Martín, al Hospital de Navarra y al Hospital Virgen del Camino.

Finalmente, un cuarto mozo ha tenido que ser trasladado al Hospital de Navarra por una contusión dorso lumbar que ha sufrido en el tramo de Mercaderes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine