Ciencia

Del vacío a la conciencia

Briones, Fernández Soto y Bermúdez de Castro, tres científicos españoles de prestigio, repasan en 'Orígenes: el universo, la vida, los humanos' la larga historia que va del Big Bang hasta la conquista del planeta por el homo sapiens

11.01.2016 | 09:47

Durante siglos, las preguntas relacionadas con el origen del mundo, de la vida o del ser humano quedaron circunscritas a la ciencia o la religión. Cualquier intento de abordar esas cuestiones esenciales terminaba en el callejón sin salida de la mera especulación o de las explicaciones dogmáticas.

Sin embargo, los avances de la investigación (prácticamente todos ellos realizados en menos de cien años) permiten ahora trazar un camino aceptable y riguroso para tratar de dar respuesta a las preguntas que han constituido el eje esencial de los grandes interrogantes de la humanidad: ¿Cómo surgió todo?

Tres investigadores españoles de primera línea, el asturiano Alberto Fernández Soto, Carlos Briones y José María Bermúdez de Castro, se han aliado para engendrar Orígenes: El universo, la vida, los humanos (Colección Drakontos, Planeta-Crítica, 2015), un apasionante viaje desde el nacimiento del cosmos hasta la conquista del planeta Tierra por parte del Homo sapiens.

No resulta fácil conjuntar en un único volumen un trayecto tan denso, de modo que el libro termina por ser casi tres en uno. Cada parte trata de conducir a la siguiente, aunque resulte en ocasiones un salto vertiginoso, pero la lectura completa ofrece una excelente visión sobre el estado actual de la investigación sobre los orígenes en tres campos tan aparentemente desconectados como son la cosmología, la biología y la antropología.

Alberto Fernández Soto, del Instituto de Física de Cantabria, ya señala en el prólogo de la primera parte, de la que es autor, que «una de las características que probablemente separa a los humanos del resto de la vida en la Tierra es la consciencia de su propia existencia». Y esa consciencia conduce a las preguntas inevitables sobre su origen y destino. En 112 páginas, Fernández Soto logra resumir las cuestiones cosmológicas esenciales y dejar dispuestas sobre la mesa las preguntas para las que la ciencia aún no tiene respuesta.

Como astrofísico experimental, Fernández Soto no se deja engatusar por las especulaciones y se ciñe al relato que va desde el Big Bang a la formación de los planetas aportando en un capítulo específico los datos que sostienen la plausibilidad de la descripción actual del origen del cosmos y su evolución. Cabe destacar el acierto en las metáforas, la introducción de cuestiones de reciente discusión y la sencillez en la exposición sin perder un ápice de rigor. El texto aborda los interrogantes que abren la materia y la energía oscura, y expone cómo la detección de las oscilaciones bariónicas en el fondo de microondas permite inferir la geometría del Universo, aunque despacha en un puñado de páginas la formación de la Vía Láctea, del Sistema Solar y de nuestro planeta.

Carlos Briones, del Centro de Astrobiología del CSIC, consigue en la segunda parte redactar un espléndido manual de 192 páginas de las que casi dos tercios se destinan a la química prebiótica y el proceso que permitió que en nuestro planeta se desarrollasen los ladrillos esenciales para la vida. La exposición no obvia algunas cuestiones esenciales para los astrobiólogos (que estudian la posibilidad de que la vida se desarrollase en otros lugares del cosmos) como lo es la propia definición de lo que consideramos materia viva. Un trayecto cronológico, lleno de curiosidades, conduce a los primeros experimentos que permitieron fundamentar los procesos de biosíntesis en la Tierra primigenia, con especial mención a los trabajos del español Joan Oró, y que abrieron la puerta a que la ciencia explorase el momento preciso del nacimiento de la vida sin caer en las trampas de la trascendencia.

En las últimas décadas se ha asentado el modelo que considera que el ácido ribonucleico (ARN) fue esencial para el nacimiento de la vida y que, de hecho, actuó de motor y enlace para construir el camino que une a las proteínas y el ácido desoxirribonucleico (ADN) que constituye nuestros genes. De forma muy detallada, Briones expone el proceso que pudo conducir de la sopa prebiótica que existía en los océanos primordiales a la célula considerada antepasado de todos los seres vivos de la tierra: LUCA (acrónimo en inglés de Último Ancestro Común Universal).

Por último, José María Bermúdez de Castro, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y director de las excavaciones de Atapuerca, es el encargado de trazar el camino desde los primeros homínidos bípedos hasta el homo sapiens. Sin ocultar los debates científicos que aún permanecen abiertos sobre las relaciones filogenéticas entre las diferentes poblaciones del género Homo, Bermúdez de Castro realiza un recorrido por los distintos fósiles (y sus características) que mantienen vivo el debate sobre cuál pudo ser el origen del género Homo. Y expone, con todas las cautelas y matices aún abiertos, las teorías migratorias que permitieron a nuestros ancestros salir de África y poblar el planeta, los interrogantes sobre la coexistencia de diferentes especies, las investigaciones sobre el papel evolutivo del cerebro o las hipótesis sobre el valor que ciertas habilidades como el lenguaje y su sintaxis pudieron tener para dar lugar al éxito del homo sapiens sobre otros parientes ya extinguidos.

Orígenes no es un libro de divulgación científica al uso, en tanto que afronta con minuciosidad y sin simplificaciones algunas cuestiones de gran complejidad. Se trata de un texto intermedio que, no obstante, el aficionado puede leer sin esperar un relato novelado. A cambio, ganará en rigor y comprensión acerca de cómo los científicos llegan a las conclusiones que posteriormente se simplifican en libros y documentales para el gran público. Es, en definitiva, una magnífica forma de adentrarse en tres disciplinas aparentemente desconectadas y actualizar conocimientos. Aquellos lectores que ya cuenten con cierto bagaje agradecerán la profusión de datos y referencias; los menos iniciados disfrutarán de una historia que deja al final una impagable sensación de asombro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine