Caso Diana Quer

Primera noche en prisión para ´El Chicle´, que niega el homicidio doloso

El auto deja abierta la puerta a una acusación por asesinato -José Enrique Abuín no quiso declarar en el juzgado - La defensa resalta que dijo dónde estaba el cadáver "para mitigar el sufrimiento de la familia"

02.01.2018 | 12:31
Primera noche en prisión para ´El Chicle´, que niega el homicidio doloso

José Enrique Abuín Gey "El Chicle" pasó su primera noche en la cárcel de Teixeiro (A Coruña) a donde fue enviado ayer por la titular del Juzgado de Instrucción 3 de Ribeira, acusado de un delito de detención ilegal y de, al menos, homicidio doloso, en la persona de la joven madrileña Diana Quer. La joven desapareció el 22 de agosto en A Pobra y su cadáver fue localizado el día de fin de año en una nave industrial del municipio de Rianxo.

La juez ha acordado su ingreso en prisión por entender que existe riesgo de fuga y de reiteración delictiva, así como para evitar la ocultación, alteración o destrucción de pruebas. Al investigado, que se acogió a su derecho a no declarar, le constan antecedentes judiciales contra la seguridad vial y contra la salud pública.

Se le investiga por un delito de detención ilegal y un homicidio doloso en el caso de Diana Quer. Todo ello, indica la juez, "con la provisionalidad propia del momento procesal" y sin perjuicio de que el avance de la investigación pueda permitir otras calificaciones más graves, como la de asesinato.

A esos delitos, se suma lo ocurrido el pasado 25 de diciembre en Boiro con el asalto a otra joven, del que también es sospechoso "El Chicle", siendo investigado en este caso por detención ilegal en grado de tentativa, robo con violencia e intimidación. En ambos casos, la juez deja abierta una puerta en el auto a los delitos de asesinato en el primero de los casos y de atentar contra la integridad sexual o contra la vida de la víctima en el segundo.

La incomunicación se adopta a petición del Ministerio fiscal debido al "elevado riesgo de destrucción de fuentes de prueba por parte del investigado, y en particular, de que este pretenda influenciar en la declaración de los testigos de los hechos, lo que podría frustrar el buen fin de la investigación".




Con respecto al cadáver hallado, el informe preliminar de la autopsia indica que se trata de una mujer probablemente de entre 18 y 20 años, de cabello largo y oscuro. La causa de la muerte se encuentra "a estudio", no se han hallado signos de violencia pero sí indicios claros de criminalidad.


Mitigar el dolor de la familia


Por otro lado, 'El Chicle' no ha confesado ningún delito doloso y "no hay ningún indicio de delito sexual". Es lo que mantiene el abogado de El Chicle, quien asegura que "en ningún momento" confesó el estrangulamiento de la joven Diana Quer aquella fatídica noche de agosto.

La defensa explica el silencio de José Enrique Abuín este lunes ante la titular del juzgado de guardia de Ribeira porque tendrá que volver a comparecer ante el Nº1 de Instrucción cuando este martes retome el caso de la joven madrileña. Remite, de momento, a la declaración realizada el fin de semana ante la Guardia Civil: "No hay nada que añadir o matizar". Y, apunta: no hubo ni una pregunta entonces sobre una relación sexual con la desaparecida.

Se espera que el juzgado reabra el caso esta misma semana para ratificar el auto de prisión, lo que llevará a Abuín a regresar a las dependencias judiciales, en las próximas semanas, para volver a declarar.




De este modo, el abogado de El Chicle asegura que en ningún momento su defendido se ha declarado culpable de la muerte de Diana Quer; niega que confesara intento de violación ni estrangulamiento, ni autor de homicidio ni asesinato. Cuando se le pregunta por el atropello que referenció en su primera versión, contesta el letrado: "El atropello puede ser un homicidio por imprudencia".

Es más, asegura que José Enrique Abuín colaboró en la localización del cadáver para "mitigar" el dolor de la familia. "Ha colaborado", remacha. Físicamente está bien, psicológicamente, afectado.


"Ningún delito doloso"


El penalista coruñés José Ramón Sierra, abogado defensor de Abuín, aseguró que su cliente no se ha reconocido autor de "ningún delito doloso", contradiciendo informaciones que afirmaban que, en la declaración ante la Guardia Civil, llegó a hablar de atropello, en un período inicial, y de estrangulamiento y abuso sexual antes de llevar a los agentes a la fábrica de Asados, en Rianxo, donde se encontraba el cuerpo, presumiblemente, de la joven madrileña en el fondo de un pozo de agua.

Sierra fue mucho más allá, al asegurar que en la causa "no existe un solo indicio que haga referencia a un delito de carácter sexual con la víctima" y sostiene que ni siquiera le preguntaron sobre el tema. Tampoco reconoce la segunda acusación del intento de secuestro en Boiro a una mujer de unos 30 años de edad, socorrida por una pareja que pasaba en ese momento por la zona.

Abuín se negó a declarar por consejo de su asesor jurídico, al considerar éste que "ya hizo una extensa y prolija declaración ante la Guardia Civil , a la que no hay nada que añadir y dándole perfecta validez a lo que dijo previamente".

Esa declaración la realizó en el cuartel de Lonzas de A Coruña en la tarde del 30 de diciembre, donde Abuín, ante la presión policial, la pérdida de su coartada por parte de su mujer y las evidencias en su contra, se acabó desmoronando en varias ocasiones, asegurando que atropelló a Diana Quer, que habría fallecido en el acto y que luego, supuestamente, se había deshecho del cadáver tirándolo a la ría, para después admitir que lo tiró en el pozo de la fábrica de Rianxo hasta donde llevó a los agentes.

En cuanto a lo ocurrido con la mujer de Boiro, "El Chicle" se aferró al hecho de que no existirían pruebas fehacientes de un intento de secuestro, y mucho menos, de un atentado contra la integridad sexual. La veracidad de esa declaración, en lo que respecta al caso Diana Quer, la resolverá la autopsia que se le va a practicar a la joven, cuyo cadáver se encuentra en el Hospital de Verín, a la espera de analizar todas las muestras por parte de los forenses.

Esos resultados pueden ser determinantes, ya que si demuestran que fue un asesinato, se expone a una condena de entre 15 y 25 años de cárcel. Pero, si además, las pruebas constatan una agresión sexual, se enfrentaría a una posible sentencia de prisión permanente revisable.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine