12 de agosto de 2018
12.08.2018
Turismo

El Borge recupera como alojamiento La Posada del Bandolero

El hotel y restaurante se localiza en la vivienda que hace dos siglos fue la casa natal de El Bizco de El Borge

12.08.2018 | 05:00
La Posada del Bandolero ha reabierto ya sus puertas.

Un alojamiento y restaurante de gran dimensión histórica. Acaba de reabrir sus puertas La Posada del Bandolero, justo en el mismo inmueble que hace dos siglos fuese la casa natal de El Bizco de El Borge. Bajo la dirección y gestión de la empresa axárquica Saborea Moclinejo, en esta nueva etapa el establecimiento apuesta «por la gastronomía tradicional de la Axarquía malagueña».

Así lo ha relatado uno de sus responsables, Pedro Blanco, en presencia del alcalde de la localidad, Salvador Fernández (PSOE), que destaca la importancia de que un municipio de pocos habitantes como el suyo haya podido recuperar un lugar en el que albergar a turistas y visitantes. «Es fundamental para la economía local y para el uso y disfrute de los visitantes», indica.

La Posada del Bandolero ocupa lo justo la que fuese casa de uno de los bandoleros más conocidos en Andalucía durante el siglo XIX. Tal y como recoge en su página web el Ayuntamiento del municipio que lo alberga, el propio edificio también ha servido durante años de museo del bandolerismo.

Además, El Borge está considerado en el corazón de la zona productora de la típica uva moscatel de la Axarquía. Blanco, que también es concejal de Turismo en la vecina localidad de Moclinejo, expresa que el establecimiento abrió por primera vez sus puertas hace década y media mediante concesión administrativa del Consistorio.

Después de haber cerrado ese periodo a principios de este mismo 2018, el también empresario Pedro Blanco decidió darle un nuevo impulso y reabrir sus puertas. La nueva concesión es para un nuevo periodo de cinco años, por un importe conjunto de 20.000 euros. Aclara el nuevo gestor que se han renovado las seis habitaciones disponibles, de manera que pueden albergar de manera conjunta a un máximo de 18 personas.

En los salones del también renovado restaurante asimismo pueden disfrutar del mismo unos 60 comensales. Entre las especialidades de la carta se ofrecen diferentes variedades como el chivo al horno o el solomillo a la pasa. «Tenemos al mismo tiempo la posibilidad, mediante un acuerdo con el Consistorio, de brindar a los alojados la piscina municipal», aclara Blanco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine