05 de enero de 2019
05.01.2019
Historia

La sexagenaria Cueva de Nerja

El próximo sábado se cumplirán 60 años del hallazgo fortuito protagonizado por cinco adolescentes de la localidad nerjeña de Maro

05.01.2019 | 21:05
Una de las imágenes tomadas en la Cueva de Nerja tras el descubrimiento, en 1959.

El hallazgo de las Galerías Altas, en noviembre de 1959

  • El mayor de los descubridores, Francisco Navas Montesinos, no sólo hizo historia con el hallazgo de las actuales galerías turísticas de la cavidad nerjeña. Ya sin la compañía de sus cuatro amigos aventureros, al aprovechar un permiso durante su servicio militar, en noviembre de 1959 fue capaz de convertirse en la primera persona que subía a las Galerías Altas donde se encuentran las pinturas rupestres más características de la cavidad nerjeña.
    «Fue un 17 de noviembre, como aquel de 1959, y recuerdo que en 2006 volví a recorrerlas porque quería rememorar esa otra aventura que viví en solitario», recuerda este descubridor ya jubilado, después de décadas como guía turístico en la propia gruta. «Subí a las Galerías Altas por primera vez con una acuarela roja con la que marcar el camino de ida y así no perderme entre tanto laberinto», confiesa. De su inquietud también partió otro gran reclamo de esta cavidad.

Su empeño por perseguir murciélagos cambió para siempre la economía de un municipio de pescadores convertido ahora en una de las mayores perlas turísticas del Mediterráneo español - Francisco Navas Montesinos, los hermanos Miguel y Manuel Muñoz Zorrilla, José Torres Cárdenas y José Luis Barbero de Miguel permitieron sacar a la luz la gran catedral andaluza de la Prehistoria

Rezaron una oración por las almas de los restos humanos que en el interior de la Cueva de Nerja habían encontrado. Pero luego descubrieron, para su sorpresa, que se trataba de esqueletos datados del año 4.000 antes de Cristo. Los cinco adolescentes que sacaron a la luz por primera vez las galerías de la cavidad nerjeña, aquel 12 de enero de 1959, no podían ni imaginar que con ese juego de perseguir murciélagos iban a cambiar para siempre el rumbo económico de Maro, la localidad donde se habían criado, y del resto de la comarca de la Axarquía.

El próximo sábado se cumplirán 60 años de aquella aventura, la que dio pie a que Nerja sea en la actualidad una de las mayores perlas turísticas del Mediterráneo español, como demuestran las cifras de ocupación o las opiniones de visitantes de establecimientos tan reputados como el impresionante complejo local de la red estatal de Paradores. Uno de los descubridores, José Luis Barbero de Miguel, no ha sobrevivido a la efeméride. Pero los restantes compañeros de la pandilla, ya jubilados, sí que arrojan luz sobre aquel histórico hallazgo.

Francisco Navas Montesinos, el mayor de todos, los hermanos Miguel y Manuel Muñoz Zorrilla y José Torres Cárdenas acumulan decenas de anécdotas y travesuras de antaño. Francisco, rememora el descubrimiento, como una «mezcla de sorpresas y miedo». Fue sorprendente contemplar antes que ningún otro turista moderno cómo de elevadas eran algunas de las columnas de las galerías que ahora se visitan cada año por casi medio millón de personas.

«Pero también nos dio bastante miedo contemplar que dentro había esqueletos humanos. Antes de nada pensamos en que terminaríamos allí, igual que esos otros aventureros. No obstante, supimos marcar los caminos y encontrar el hueco de salida», relatan. En aquellos días Francisco tenía 21 años y el menor de todos, Miguel, apenas 13. Para adentrarse en las minas de los murciélagos y poder saciar la inquietud «por conocer de dónde salía aire y hacia dónde se dirigían los animales, tuvimos que ensanchar con martillos la entrada de la cavidad que hoy está bien marcada y constituye uno de los elementos principales para las visitas guiadas», agregan.

Del hallazgo en fechas marcadas en el calendario por las fiestas patronales de San Antón en Maro, tuvieron que transcurrir alrededor de tres meses para que se tuvieran en cuenta los testimonios que habían narrado a maestros y autoridades locales. En efecto, la primera expedición posterior que llegaría a cambiar definitivamente el rumbo de las cosas se retrasó hasta el mes de abril. Un grupo de jóvenes acompañados por el fotógrafo local José Padial, también ya fallecido, se adentró en la ruta guiado por el descubridor Miguel Muñoz Zorrilla. Allí tomaron las primeras instantáneas, las que en dos días publicó la prensa internacional. Lo que siguió es de sobra conocido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Semana Santa 

Horarios e Itinerarios

El nuevo recorrido oficial va a suponer una revolución en la forma de ver las procesiones

Descarga nuestra aplicación móvil

Disponible en Android e iOS. Disfruta de la Semana Santa de Málaga de forma sencilla y con información inmediata