Blog 
Pequeñas cosas cotidianas
RSS - Blog de Carmen Donate González

El autor

Blog Pequeñas cosas cotidianas - Carmen Donate González

Carmen Donate González

Soy ama de casa de mediana edad, una especie en peligro de extinción.

Sobre este blog de Málaga

Reflexiones sobre las pequeñas cosas que me llaman la atención a lo largo del día.


Archivo

  • 16
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     

    1984 - treinta.

     

      Se queda fijado ese treinta, hace treinta, ante el gran número de artículos publicados dando cuenta de la efeméride, el recordatorio de la muerte de Vicente Aleixandre.  Hace treinta años, 1984.

       Pareciera encenderse una bombilla que diera luz, que nos alumbrara, permitiéndonos comprender nuestro entorno circundante actual. Es como si la famosa ficción de George Orwell, 1984, se estuviera haciendo realidad. En ese mundo utópico, sus dirigentes ejercen un control absoluto sobre sus habitantes, mediante los ministerios de la Verdad, de la Abundancia, de la Paz y del Amor, no solo sobre sus vidas incluso sobre sus pensamientos. Lo consiguen falseando constantemente la verdad, viviendo en una perpetua mentira. Se ocupan de alterar la realidad, gestionar los escasos recursos –alimentos y materias primas-, tropas y coartar a la población física y mentalmente.   

       Pero la implantación va lenta, poco a poco, de momento tenemos ya, parece, llegado a bastantes ciudadanos los efectos producidos por el Ministerio de la Verdad –en él trabaja el protagonista de la obra-, el que se ocupa de borrar toda huella de los acontecimientos que no interese que se conozcan o recuerden, tal como si nunca hubieran existido – podría servir, dar ideas, para borrar nuestro rastro en las redes sociales-. Toda huella, no basta eliminar una noticia de algo, también hay que hacerlo con todo lugar en que se pueda hacer una alusión, artículos, dibujos, pintadas, programas de radio, de televisión…

       Va lento, así son aún pocos los que ya vivan sumergidos por completo en el nuevo contexto, políticos fundamentalmente, sobre todo los del PP. ¡No, no son cínicos! Ni caraduras, ni mentirosos, ni se comportan con falta de respeto hacia sus electores. Es que son incapaces de recordar el pasado reciente,  borrado por completo de su mente, así se comprende con toda facilidad -por parte de los que aún son capaces de encontrar las noticias,  o sus rastros, sobre los sucesos que hayan desaparecido de la historia-, sus declaraciones en entrevistas, sus olvidos, y esa manía de criticar constantemente la casa del vecino, sin caer en la cuenta de que en la suya sucede exactamente lo mismo.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook