12 de junio de 2013
12.06.2013
María del Mar Bonet

"Me he acostumbrado tanto a leer poesía que es como el pan que como todos los días"

Acaba de lanzar su último trabajo, 'Fira encesa', que recopila los poemas musicados de Bartomeu Rosselló-Pòrcel con el objetivo de rendir un sentido homenaje al poeta mallorquín en el centenario de su nacimiento

12.06.2013 | 05:00
La cantante María del Mar Bonet.

¿En estos momentos de crisis, poemas como los de Rosselló-Pòrcel, Salvador Espriu o Blai Bonet son más necesarios que nunca?
¡Exacto! Yo creo que más necesarios que nunca. Miquel Àngel Riera, Damià Huguet, Biel Mesquida, Joan Manresa, Joan Alcover, Gabriel Alomar... Mallorca es una cuna de poesía. Yo soy una lectora absoluta de poesía y ya no puedo leer según qué novela. Me he acostumbrado tanto a la poesía que es como el pan que como. Para mí es muy importante porque la música no tiene sentido si las canciones que canto no tienen un valor poético. Por ello, me he especializado en cantar poesía mallorquina, catalana, valenciana...

«La poesía pasada por las cuerdas vocales de Maria del Mar Bonet es multiorgásmica». ¿Qué le parece esta afirmación de Biel Mesquida?
[Risas] Es ir mucho más allá de las posibilidades de mi canto pero es muy bonito que la gente te diga que se ha amado con mi música. Te hace muy feliz.

¿Con qué aprendizaje se queda de Georges Moustaki, recientemente fallecido?
Moustaki tenía una manera de ser fantástica. Era un hombre completamente libre. Hay una cosa que me gustó mucho de él cuando lo conocí en los años 70. Vino a cantar al Palau de la Música. La censura le había prohibido unas cuantas canciones. Se miró la prohibición con resignación pero a la hora de actuar, cantó todo el repertorio. Como consecuencia, tuvo prohibida la entrada al Estado español durante cincos años. Era absolutamente libre y fue una lección que aprendí. Me gustó mucho su postura.

¿Se encontraba en el Liceu el día de los abucheos a los Príncipes de Asturias?
No, no soy de ir al Liceu. Yo creo que los abucheos son una reacción del pueblo por muchos motivos. La monarquía no pasa por su mejor momento. Son gente pública que está expuesta a recibir tanto aplausos como abucheos. En el Liceu hubo de todo, abucheos y aplausos. De todas formas, los Príncipes de Asturias son los que menos razones han dado para ser abucheados pero representan a la monarquía, que está en el punto de mira.

¿Cómo se siente cuando personas como el profesor de la Universidad de Barcelona Félix Ovejero califica de nazis a los catalanistas?
Son historias que no tienen ningún sentido. Últimamente se ha puesto de moda llamar nazi a una persona por cualquier cosa. Estos insultos son absurdos y están fuera de lugar.

El Tribunal Constitucional ha puesto freno a la declaración soberanista del Parlament de Cataluña. ¿La autodeterminación es posible o queda un largo camino por recorrer?
Primero se tiene que lograr la votación. Todo el mundo debe votar lo que piensa, que es un derecho democrático. Después ya veremos, la sociedad dirá si hay que caminar más lento o más rápido. Todos estos cambios conllevan un proceso, pero el primer paso es el derecho a decidir, un derecho que tenemos todos y que no se puede torear de esta manera. Supongo que se ponen obstáculos para evitar que el pueblo determine lo que quiere. No va en contra de nadie, es la libertad de uno mismo. Hay que encontrar el camino del diálogo.

Según el presidente mallorquín, Bauzá, la culpa del fracaso escolar es la inmersión lingüística...
Yo diría que es al revés. Yo no soy nadie para dar lecciones pero me gustaría que este tema estuviera en manos de científicos y de gente preparada como profesores de la universidad. Considero que sería conveniente que José Ramón Bauzá dejara la política lingüística en manos de los expertos y no tocara las cosas que están bien porque está jugando con la lengua, que es el alma del pueblo.

¿Qué puede hacer la sociedad ante esta política lingüística?
Tenemos que intentar estar unidos y defenderla hasta el final. No nos tenemos que cansar porque lo que intentan es agotarnos. No nos escuchan con la teoría de que «ya se callarán». Creo que es al revés: no tenemos que parar e intentar estar unidos porque ellos lo están. Si han demostrado una gran unidad y una terrible presión, la sociedad debe reaccionar. Ya lo hemos hecho y seguiremos luchando. Con este tema tan delicado, yo pediría unidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

NOVELA La autora canadiense cierra con 'Prestigio' su trilogía del diálogo como destilado de la vida
 

El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'El rey recibe', de Eduardo Mendoza


ADEMÁS: Regresa el vencedor de los Nibelungos | La primera vez de Iris Murdoch | Kazumi Yumoto y los enigmas de la infancia | S.L.Grey: Un horror de vacaciones