29 de enero de 2014
29.01.2014
Música

Dry Martina busca la reválida

El single del nuevo trabajo de los malagueños, Tan solo, es un divertido ska con reminiscencias manouche y un estribillo altamente pegadizo

29.01.2014 | 11:21
De izq. a der.: Eric Pozzo, Nico Huguenin, Laura y Rafa Insausti y Jaime Fernández, componentes de Dry Martina.

Ya están aquí de nuevo. Tras unas merecidas vacaciones para recobrar fuerzas, componer nuevos temas y disfrutar en familia del Premio de la Música Independiente al mejor álbum de jazz por su disco debut, Momento Perfecto, la banda de los hermanos Laura y Rafa Insausti vuelve a formar filas para adelantar en un EP lo que será segundo trabajo discográfico, en el que suena más rock steady, beat y surf y menos swing

La apuesta de Dry Martina por rescatar los ritmos clásicos del swing y el jazz pronto se convirtió en una de las sorpresa discográficas más destacadas en España. El álbum debut de la formación malagueña, Momento perfecto (2012), recibió los elogios de la crítica y el reconocimiento profesional en la pasada edición de los Premios de la Música Independiente, donde lograron el galardón al mejor disco de jazz y músicas contemporáneas.

Este primer trabajo, que les abrió las puertas de numerosos escenarios por todo el país, tendrá su continuación en un nuevo larga duración que verá la luz después del verano. Pero el grupo capitaneado por Laura Insausti y su hermano Rafa –ambos compositores de todos los temas– ya tiene listo un adelanto en forma de EP que verá la luz en las próximas semanas. Repiten así la fórmula que usaron con el lanzamiento de Musarañas, donde anticipaban, en cuatro canciones, las intenciones del aplaudido Momento perfecto. El single elegido por Dry Martina para acreditar su reválida se titula Tan solo, cuyo pegadizo estribillo apunta a que será una canción muy sonada. La esencia de sus canciones, ritmos frescos y letras imaginativas, permanecen inalterables en este segundo trabajo, aunque sus referencias estilísticas son ahora más amplias. «Nos apetecía subir unas cuantas décadas y probar con estilos como el rock steady, beat, surf... El swing puede palparse en algunos arreglos, como en Tan solo, que posee reminiscencias manouche aunque es un ska, pero es mucho menos reconocible que antes», detalla Laura.

Completan el EP la balada Si tú te vas, en la que, posiblemente, la voz de Laura suene a dúo con la de un artista de renombre; Dudas, un trepidante beat de aires roqueros y Siempre me dijo mamá, un «tema muy especial de hace tiempo que teníamos que grabar y que, además, es mi favorito», confiesa la vocalista. El ajetreado 2013 para Dry Martina trajo, además del premio de la Unión Fonográfica Independiente, con un enorme listado de conciertos y un parón obligado por dos razones: el embarazo de la cantante, que fue mamá a finales abril, y la necesidad de sentarse a asimilar lo conseguido en tan poco tiempo y componer los nuevos temas. Esta falta de fechas en su agenda motivó rumores de separación, aunque más bien eran unas merecidas vacaciones. «Nunca nos fuimos. Eso fue un rumor malintencionado. Siempre nos tomamos un respiro en octubre y noviembre, entre otras cosas, porque en otoño e invierno vivo a caballo entre Tel Aviv y Málaga. Este año pasado aún más porque no habíamos parado desde Momento perfecto y teníamos que componer, preparar disco nuevo, reestructurar la banda... Así que decidimos no dar más conciertos hasta no tener material nuevo», aclara Laura.

Los nuevos temas de Dry Martina han sido grabados este mismo mes de enero en los estudios SoundGroom de Mijas. Con la idea de captar el bien más preciado de la formación, su arrojador director, las canciones han sido grabadas a la antigua usanza: con todos los músicos en escena. «Ahora sonamos de otra forma. Las canciones tienen más energía», sostiene Rafa, responsable de las guitarras del grupo. El trombón de Jaime Fernández, el saxo de Roberto Cantero, el bajo de Eric Pozzo y las baterías de Chilo han completado el esperado regreso de una banda malagueña que dará aún muchísimo que hablar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

NOVELA La autora canadiense cierra con 'Prestigio' su trilogía del diálogo como destilado de la vida
 

El Marcapáginas
Reseña de Guillermo Busutil de 'El rey recibe', de Eduardo Mendoza


ADEMÁS: Regresa el vencedor de los Nibelungos | La primera vez de Iris Murdoch | Kazumi Yumoto y los enigmas de la infancia | S.L.Grey: Un horror de vacaciones