16 de enero de 2020
16.01.2020
Música

El renacimiento de LaMari

La vocalista malagueña quiere reflejar ahora su parte «mística y luminosa» sin sonar «panfletaria ni a libro de autoayuda»

16.01.2020 | 05:00

Finiquitada la marca Chambao, la cantante malagueña presentará este sábado en El Hospitalillo de Marbella el primer tema a su nombre, Corazón valiente, compuesto para el documental sobre Pablo Ráez Siempre fuerte. La canción abre etapa en el trayecto creativo de María del Mar Rodríguez Carnero, un camino mucho más marcado por la música como «experiencia energética y sanadora».

El 18 de enero María del Mar Rodríguez Carnero, o sea, LaMari, no sólo cumplirá 45 años. La cantante, que en 2019 finalizó su etapa al frente de Chambao (un proyecto que, en realidad, llevaba años siendo una aventura absolutamente personal), celebrará un «renacer» en busca de nuevos estímulos creativos, siguiendo unas musas que la están llevando por senderos diferentes, más interiores y reflexivos. Este sábado, a partir de las 19.00 horas, la vocalista presentará en el Hospital Real de La Misericordia de Marbella (más conocido como El Hospitalillo) su primer tema escrito y lanzado bajo su nombre artístico, acompañada por un videoclip (realizado por Pedro Lazaga). Una canción que, por muchos motivos, no es una canción más: el tema fue compuesto para los créditos de 'Siempre fuerte. La historia de Pablo Ráez', el documental sobre el joven malagueño enfermo de leucemia que logró visibilizar la donación de médula. 'Corazón valiente' es el título de la canción.

Así que el sábado renacerá LaMari. Será la misma pero de otra manera. Cambiará su nombre en las redes sociales, anunciará que lanzará su primer álbum sin el paraguas de Chambao este año (previsiblemente después del verano) y, sobre todo, mostrará sus primeras aventuras por otros caminos musicales. Por ejemplo, Corazón valiente ha sido escrita e interpretada con el hang, un cada vez más popular instrumento de percusión melódica. Y es que María del Mar está inmersa en la búsqueda de colores, texturas y ecos diferentes para sus melodías y ritmos. «Estoy muy agradecida de lo vivido pero me apetece cambiar a nivel musical. Me apetece que los instrumentos de mis canciones sean el hang, el didgeridoo, el palo de lluvia... Porque quiero que mi música sea como una experiencia sanadora, una experiencia a nivel energética», asegura la malagueña.

Dice LaMari que tiene una parte «muy mística, llena de luz y de color, como diría Marisol», y que la quiere reflejar en su nuevo repertorio, consciente, eso sí, de que no quiere parecer «panfletaria ni sabionda», ni que sus temas sean como «leer un libro de autoayuda». Pero está decidida a entrar en «un nuevo circuito», con «actuaciones al aire libre, participar en actividades sanadoras y musicales».

Si los fans de Chambao la acompañan en este nuevo camino, estupendo; si no, también. «No me preocupa eso. Estoy haciendo música en el presente en el que me encuentro en mi vida, estoy haciendo lo que me llena. La constante más latente en la vida es el cambio y yo me entrego a él. Quien quiera estar en esta nueva etapa de mi música, bienvenido; a quien no le guste, será porque no estaremos en el mismo estado vibracional. Y creo que tenemos que rodearnos de gente que vibre más o menos con nosotros para acompañarnos en la vida y sus etapas», reflexiona. Aunque admite que quizás a algunos el cambio no les resulte tan radical: «Habrá canciones en las que algunos dirán: Tanto no ha cambiado... Obviamente, porque de los 16 años de Chambao, 12 he estado sola, dentro del nombre de un grupo», argumenta.

Se nota que está orgullosa de que en este comienzo de etapa creativa la acompañe Pablo Ráez. El humorista y actor malagueño Dani Rovira, uno de los grandes admiradores del joven, sugirió a Vladimir Ráez, hermano y realizador del documental, que LaMari sería una estupenda opción para arropar musicalmente la obra. «Tomé un cafelito con Vladimir y gente de la productora y me propusieron la idea», recuerda María del Mar. Y ella, claro, aceptó encantada, consciente de la importancia de implicarse en continuar la campaña del propio Pablo: «Yo misma no tenía ni idea de lo fácil y necesario que es donar médula».

La asistencia a la cita del sábado será libre hasta completar aforo mediante invitación, que se podrá recoger a partir de hoy mismo en el propio Hospitalillo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook