28 de agosto de 2020
28.08.2020
La Opinión de Málaga
Crítica

La vida siempre nos está esperando

Reseña de 'Tres veranos', de Sandra Kogut, en la Sección Oficial del Festival

28.08.2020 | 10:00
Regina Casé, en una imagen del filme

Tres veranos
Dirección:
Sandra Kogut
Intérpretes: Regina Casé, Jéssica Ellen, Gisele Fróes, Rogério Fróes, Vilma Mello, Otávio Muller, Carolina Pismel, Daniel Rangel, Carla Ribas, Luciano Vidigal, Alli Willow

Si hay un personaje que voy a recordar de esta edición del Festival de Málaga es la Madá de 'Tres veranos'; una señora torrencial, de un magnetismo formidable, de sonrisa franca y contagiosa pero del tipo que uno intuye que tapian pasados difíciles, no precisamente luminosos. La incorpora Regina Casé, con naturalidad y desparpajo pero también hondura y emotividad, en un ejercicio de carisma y humanidad realmente encomiable.

Pero no es lo único formidable de la película de Sandra Kogut, que transita por muchos tonos a partir de su estimulante estructura (son tres escenas, separadas cada una por un año, por lo que el espectador debe completar los huecos argumentales): hay sátira, con picantes puyitas a los escándalos de corrupción en Brasil; también rápidos apuntes sobre la lucha de clases (todo comienza como una adaptación carioca de 'Arriba y abajo'), comedia ligera, casi de enredo, y algún que otro momento dramático más o menos inesperado.

Todo ello dispuesto ante nosotros sin palabras más altas que las otras, con levedad pero con poso, engatusándonos hasta llegar a la única conclusión posible en una película tan vitalista como ésta: la vida, donde sea, en la espectacular mansión de un estafador o en el humilde piso de un antiguo maestro, siempre nos está esperando. Gracias a todos los que han hecho esta película.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook