¿Alguna vez has sentido que tu carrera profesional te supera? ¿Que no estas preparado para ese puesto al que quieres optar? Estos son síntomas que indican que podrías estar sufriendo el síndrome del impostor, pero... ¿Qué es y cómo se puede evitar?

¿Qué es el síndrome del impostor

El síndrome del impostor es la aparición de pensamientos que te hacen creer que, en tu puesto de trabajo, estás fuera de lugar en tu puesto de trabajo o que creen que no tienes los conocimientos necesarios sobre el puesto al que optas o en el que trabajas. Es, por tanto, una minusvaloración de tu trabajo y capacidades. Por supuesto, estos pensamientos no tienen base ninguna.

Un estudio científico ha revelado que el síndrome del impostor es más común entre las mujeres. Y es que "a pesar de las pruebas objetivas de éxito, estas mujeres tenían una experiencia psicológica generalizada de creer que eran fraudes intelectuales y temían ser reconocidas como impostoras" señala el análisis, que advierten que sufrían de ansiedad, miedo a fracasar e insatisfacción con su vida.

El síndrome del impostor lo han experimentado el 70% de los trabjadores.

Y es que el síndrome del impostor que subyace en muchos trabajadores. De hecho, el señalado estudio asegura que 7 de cada diez profesionales lo sufren algún momento de su vida labora, siendo especialmente frecuente cuando se cambia de trabajo o puesto.

Cómo detectar el síndrome del impostor

Otro de los contextos más habituales en los que puede aparecer este problema es cuando se está buscando un nuevo puesto de trabajo. En esas situaciones dudas si tienes las habilidades o experiencia necesaria que te permita conseguir el puesto.

En muchas ocasiones se acentúa cuando se leen los requisitos para el puesto. Sin embargo, existen algunos consejos para evitar que salga:

  • Prepara un portfolio con tus méritos: Esto no solo te servirá para encontrar trabajo, también para catalogar tus éxitos, darte cuenta de ellos y valorarlos.
  • Relativiza el resto de currículum: Y es que puede parecer sorprendente, pero tendemos a sobredimensionar los perfiles y capacidades del resto de personas que optan al puesto, por lo que te proponemos todo lo contrario, que los relativices, por muy impresionantes que puedas creer que son el currículum del resto de personas.
  • Anota tus ascensos: Esto te dará un análisis positivo de tu vida laboral.