31 de julio de 2008
31.07.2008
Patrimonio

Un Corán en ´urgencias´

31.07.2008 | 02:00

Tres manuscritos andalusíes, ocultos más de quinientos años en el muro de una vivienda en Cútar, son restaurados por los expertos del Archivo Histórico

Tres manuscritos andalusíes que fueron hallados durante las obras de reforma de una vivienda, en el interior de un muro, donde habían permanecido ocultos durante más de quinientos años, están mejorando ahora sus condiciones gracias al proceso de restauración al que están siendo sometidos.
Se trata del único Corán andalusí que se conserva en España y de una recopilación miscelánea de documentos que tratan sobre la provincia islámica de Comares, que abarcaba parte de la actual comarca malagueña de la Axarquía, según explicó ayer Esther Cruces, directora del Archivo Histórico Provincial de Málaga, donde se conservan los manuscritos. Los expertos siguen trabajando en la datación de los documentos, aunque se supone que las tropas de los Reyes Católicos se encontraban en esa época cerca de Cútar, el municipio malagueño donde fueron hallados los manuscritos en junio de 2003.
En la restauración se han hecho análisis comparativos con ejemplares del Corán de la época andalusí, "aunque en España no hay ninguno, por desgracia, y están sobre todo en Londres, París, El Cairo y Marruecos", señaló Cruces.
Pese a que en principio fueron datados en la época nazarí, ahora se cree que efectivamente el último propietario y quien los ocultó sí lo hizo en ese momento, en el siglo XV, aunque los documentos pueden ser aún más antiguos y remontarse al siglo XII o XIII. Entre los asuntos que abordan, figuran temas jurídicos, interpretaciones religiosas, elementos relacionados con la magia, herencias y contratos matrimoniales, además de la seda que se producía entonces en la zona.
Según Cruces, los hechos históricos en los que se puede situar la ocultación de estos documentos son la conversión forzosa de musulmanes entre 1500 y 1501 y la quema de libros ordenada por el cardenal Cisneros en Granada en febrero de 1502. "Los textos sagrados y las joyas se ocultaban con la esperanza de que la presencia cristiana sería provisional", afirmó la directora del Archivo Histórico.
Por su parte, las restauradoras que están interviniendo en la recuperación de los documentos han explicado que a éstos les faltaba la encuadernación y el soporte y presentaban suciedad de barro y restos de arena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
 
 
 
La Opinión de Málaga