22 de septiembre de 2010
22.09.2010
Economía

Tres de cada cuatro alquileres hechos en Málaga no se declaran a Hacienda

Gestha cifra en 48.800 los arrendamientos en negro y en 104 millones el fraude anual al fisco

22.09.2010 | 07:00
Una universitaria mira en el tablón de anuncios ofertas de alquiler de pisos.

El 75,4% de los alquileres de vivienda que se realizan en la provincia de Málaga no están declarados a Hacienda, lo que representó un agujero económico para las arcas del Estado en el año 2008 de 104,8 millones de euros. Las sorprendentes cifras se desprenden del Informe sobre alquileres sumergidos en España publicado ayer por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), y reflejan que en Málaga la tasa estimada de alquileres en negro es superior a la española (55,4%) y a la andaluza (71%).
En concreto, el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, calculó a este periódico que en Málaga puede haber casi 48.800 viviendas alquiladas y no declaradas, un dato obtenido al cruzar los últimos datos disponibles de la Agencia Tributaria con los del Ministerio de Vivienda. En el caso de Andalucía, más de 220.000 alquileres no aparecerían declarados en el IRPF de 2008, mientras que a nivel estatal la cifra se iría a 1,2 millones de viviendas sumergidas.
El informe cifra en toda España las rentas sumergidas derivadas del arrendamiento de vivienda en un mínimo de 3.000 millones de euros anuales (450 en Andalucía), calculadas con las reducciones aplicables que no se han llevado a la base imponible del IRPF. A juicio de Gestha, el Plan de Prevención del Fraude «se estancó en 2008 sin resultados medianamente aceptables».

Un fraude in crescendo

Así, si bien se contabilizaron 130.345 nuevos declarantes de viviendas alquiladas, el número de arrendamientos sumergidos se incrementó en 209.159 en comparación con el año anterior. Además, el volumen de dinero defraudado aumentó en 473,2 millones de euros, es decir, un 19,3%, hasta los 2.926 millones.
Los técnicos de Hacienda admiten que la reforma fiscal aprobada a finales de 2006 permitió que en 2007 afloraran casi 90.000 alquileres sumergidos, con una ligera reducción del fraude, que pasó del 57,1% al 54%. Sin embargo, entre 2007 y 2008 los alquileres en negro aumentaron en más de 1,3 puntos porcentuales (del 54% al 55,4%).
Según Mollinedo, la causa de que el fraude aumentara puede responder a la decisión de algunos ciudadanos de sumergir las rentas de sus alquileres al presentar su declaración de la Renta en junio de 2009, en un momento «económicamente muy delicado».
Además, Gestha critica el retraso de dos años en la aprobación de la Ley de Prevención del Fraude Fiscal y la demora de otros dos años más para su entrada en vigor. «Si la Agencia Tributaria no es capaz de erradicar un fraude tan sencillo de descubrir, ¿cómo va a luchar contra el fraude de las grandes fortunas, de las sociedades instrumentales y de los paraísos fiscales?», se preguntó Mollinedo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook