26 de marzo de 2011
26.03.2011
La Opinión de Málaga
Estreno del Museo Thyssen

El rastro malagueño en la pintura del siglo XIX

Una amplia selección de cuadros pertenecen a autores malagueños o reflejan escenas de la provincia

24.03.2011 | 01:38
La fuente de Reding (1880-1885), de Guillermo Gómez Gil.

El Museo Thyssen de Málaga muestra óleos de los mejores pintores españoles del siglo XIX, en los que se aprecia su evolución estilística, pero también retrataban las ciudades y el campo de la época. Málaga está muy presente en una buena parte de la colección, tanto por autores de origen malagueño como por ser el motivo artístico de un buen puñado de cuadros, con la representación de paisajes de la ciudad o de la provincia.

Sin duda, la estrella malagueña de los fondos de Carmen Thyssen es el cuadro de Guillermo Gómez Gil La fuente de Reding (1880-1885), como ella misma destacó y que fue de los primeros que adquirió para su colección personal en una subasta de Londres.

Este óleo muestra la conocida fuente, que prácticamente permanece igual que en el siglo XIX, aunque se puede ver el notable cambio que ha sufrido todo el entorno.

Pero ésta no es la única referencia malagueña del Museo Carmen Thyssen. Precisamente de este autor –Guillermo Gómez Gil– hay varios cuadros con escenas costumbristas –Lavandera–, paisajes de Málaga –Atardecer en la costa de Málaga– y las populares marinas para la pujante burguesía de la ciudad.

Otro cuadro muy interesante sale de los pinceles de Manuel Barrón y Carrillo, de 1847, que retrata una vista del puerto de Málaga desde la actual playa de Huelin.

También este mismo autor tiene un óleo que, bajo el título Emboscada a unos bandoleros en la cueva del Gato (1869), refleja una escena muy habitual en la pintura costumbrista del siglo XIX, como es el fenómeno del bandolerismo, en este caso en Málaga.

El pintor alemán Fritz Bamberger ofrece también su particular visión de un viaje que hizo por España, con el óleo Playa de Estepona con la vista del Peñón de Gibraltar (1855), con una imagen romántica del paisaje de este municipio a mediados del siglo XIX y que poco tiene que ver con la actualidad.

Pintores malagueños como Emilio Ocón y Rivas o Muñoz Degrain están también presentes con varios cuadros, la mayoría de ellos son marinas –de las que Málaga siempre ha tenido una gran tradición–, paisajes de ciudades o alguna que otra escena costumbrista, como Preparándos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook