29 de noviembre de 2011
29.11.2011
Trece años de desarrollo del Plan Especial

El Muelle Uno integrará el puerto y la ciudad

Este proyecto comercial y de restauración completa la unión con el Parque y La Malagueta

29.11.2011 | 06:00
Obreros trabajando en terminar la construcción de la nueva zona comercial y de ocio que se ha construido en el muelle 1 del puerto de Málaga.

La integración del puerto y la ciudad recibirá hoy un fuerte impulso con la inauguración del proyecto comercial y de restauración del Muelle Uno, que pone final a un proyecto que aparecía definido en el Plan Especial del Puerto que se aprobó hace 13 años, pero que ha sufrido numerosas vicisitudes y cambios hasta su inauguración.

El Muelle Uno es la pieza que faltaba para completar la integración portuaria. La reserva de ese muelle para el atraque de grandes yates y la inauguración en marzo del palmeral en el muelle 2 sentaron las bases para ganar el antiguo espacio de uso portuario. Ya integrada en la vida ciudadana, el muelle 2 recibe la continuidad necesaria para asegurar el acceso desde La Malagueta y completar la actuación hasta la Farola.
El diseño del Muelle Uno dista mucho de cómo fue concebido originalmente, con un multicine ocupando la esquina y parte del muelle 2, así como una mayor cantidad de espacio reservado para tiendas, ocio y hostelería. El Martes Santo de 2004 dio la clave sobre la que se ha planteado el actual diseño de estos muelles. La codiciada esquina de los muelles 1 y 2 se reservó para un espacio cultural, desechando otros usos lucrativos y la construcción de un gran edificio. Además, el muelle 2 se destinó para uso público con la construcción del palmeral diseñado por Jerónimo Junquera y Liliana Obal, proyecto ganador de un concurso público y financiado por la Junta de Andalucía. Finalmente, quedó la zona de ocio bajo el Paseo de la Farola, ocupando el muelle 1 con 14.000 metros cuadrados de uso comercial y de restauración, que hoy se abren al público.

La inauguración de este espacio, incluido el acceso directo al puerto desde la calle Vélez Málaga, la reforma del Paseo de la Farola y la nueva plaza en la esquina entre los muelles 1 y 2, completa la renovación de la zona de Levante del Puerto, que ha desplazado el grueso de su actividad portuaria al dique de cruceros.

Segunda fase

El proceso completo de unión del puerto y de la ciudad queda pendiente de dos proyectos ambiciosos, pero con retrasos por la crisis. El más avanzado es el puerto deportivo de San Andrés y el auditorio, sobre la antigua plataforma de El Bulto. Marinas del Mediterráneo espera comenzar la obra del puerto en pocas semanas, con idea de abrir una parte en 2012. Sin embargo, la construcción del auditorio de música, que tiene el proyecto terminado, ha quedado en suspenso por las dificultades financieras de las administraciones, que no parecen capaces de asumir los 100 millones de euros que costará esta infraestructura. Para buscar una salida, la Junta de Andalucía ha planteado buscar un sistema de financiación que dé entrada a la financiación privada.

Peor lo tiene el proyecto de la Autoridad Portuaria de construir edificios de oficinas en el Muelle de Heredia, abriendo esa zona al uso ciudadano. El concurso que convocó para ejecutar los 4 edificios de oficina previsto quedó desierto en noviembre por no recibir ninguna oferta.

Los vecinos critican las casetas del paseo

Vecinos del Paseo de la Farola han critica cómo se está reurbanizando esta vía, sobre todo con la instalación de cinco grandes casetones de hormigón que acogen la maquinaria del aire acondicionado de los locales situados bajo el paseo y con fachada al muelle 1. En concreto, las principales quejas vienen de los vecinos del número 8 del paseo de la Farola, que se encuentran con uno de esos casetones justo frente a la puerta de su vivienda, en lo que consideran «un murallón» con un «impacto visual» importante. Estos casetones contienen la maquinaria, que según Muelle Uno no emite ruidos ni emisiones pese a su potencia, además de ahorrar energía.

Estos vecinos apuntan que no es el único problema originado por la obra, ya que la instalación de los contenedores soterrados de basura en la vía se han realizado dejando un escalón de bajada desde la acera para acceder a las bocas de entrada. Esta diferencia de nivel es motivo de queja por parte de los vecinos, que consideran que dificulta el acceso a los contenedores, sobre todo a las personas de mayor edad y que constituyen la mayoría de los habitantes del entorno

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook