02 de octubre de 2013
02.10.2013
Infraestructuras

El metro dará servicio a tres millones de viajeros más al año de los previstos

Cortés aumenta a casi 22 millones el cálculo inicial y celebra la solución acordada, que ahorrará 130 millones

02.10.2013 | 05:00

La consejera de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, Elena Cortés, destacó ayer la solución para el metro de Málaga acordada entre el Gobierno autonómico y el Ayuntamiento de la capital y que ha permitido «romper el bloqueo al que estaba sometido» el futuro de esta infraestructura. Además de decir que se evita un «serio menoscabo a las arcas públicas, al dinero de todos», Cortés recalcó que de 19 millones de viajeros previstos en el proyecto inicial se pasa a cerca de 22 y que de una población servida de 200.000 personas se pasa a 216.000. «Todo ello con un ahorro de recursos públicos de 130 millones de euros y plazos más cortos», apuntó.

La consejera explicó que la pretensión de mantener el diseño de 2003, soterrado hasta La Malagueta, no era viable «y estaba bloqueando todo el proyecto» e incidió en que se ha estado trabajando para ofrecer «un horizonte cierto para esta infraestructura de transporte, que hoy es un proyecto viable, adaptado a la realidad socioeconómica y a las necesidades de movilidad de la ciudad».

Cortés señaló en una entrada en el blog Infraestructuras y Movilidad, de la Agencia de Obra Pública de la Junta, que la solución adoptada ofrece «certidumbre financiera, técnica y temporal y abre paso al trazado en superficie, premisas con las que hace ya un año planteamos que el proyecto necesitaba un replanteamiento a fondo».

Según Cortés, de los 1,8 kilómetros de metro soterrado por el centro –hasta La Malagueta–, se pasa a 300 metros –hasta el Mercado de Atarazanas–, a los que se sumarán hasta dos kilómetros en superficie hasta el entorno del Hospital Civil. Y es que, el trazado soterrado por la Alameda hasta la altura de la calle Torregorda, que será la estación Atarazanas, implica una obra de 300 metros «asumible y eficiente», ya que el metro dejará allí a los viajeros en el centro, cerca de calle Larios. También señaló que se evita «abrir en canal sine die el corazón de la ciudad, un kilómetro y medio más de trazado que, tal y como estaba previsto, resultaba inviable económica y técnicamente».

Suponía unos colosales riesgos financieros, no sólo por la elevada factura de una obra concebida en un contexto completamente diferente y que ahora se revelaba sobredimensionada e insostenible, sino porque exponía a las arcas públicas de la Junta y del Ayuntamiento al pago de indemnizaciones multimillonarias», apuntó. Ahora, estos riesgos «quedan conjurados, al tiempo que evitamos la afección al aparcamiento subterráneo de La Marina, reducimos las incertidumbres arqueológicas y minimizamos la afección a los ficus».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine