25 de febrero de 2014
25.02.2014
Vivienda

La Judería culmina su plan 14 años después

El IMV ha entregado las cuatro VPO y el local destinados al realojo de los residentes de las viviendas y el establecimiento

25.02.2014 | 05:00
El edificio de viviendas realojará a cuatro vecinos y a la librería Libritos.

La operación, menos ambiciosa de la planteada inicialmente, ha supuesto una inversión de más de 1,1 millones de euros

El Ayuntamiento de Málaga, a través del Instituto Municipal de la Vivienda (IMV), entregó a finales de la semana pasada las cuatro viviendas protegidas y el local comercial de la plaza de la Judería, destinadas al realojo de los antiguos residentes y de la librería Libritos que habitaban este barrio antes de la rehabilitación.

Con ello el Ayuntamiento concluye el plan de la Judería, que ha tardado 14 años en realizar desde que fue aprobado en febrero de año 2000.

Las cuatro VPO y el local comercial están integrados en una de las dos estancias independientes de un nuevo edificio con cinco plantas y una superficie total de 1.086 metros cuadrados. La estancia restante ha sido destinada a oficinas y almacén para la nueva sede de la Oficina de Rehabilitación del Centro Histórico y Barriadas de Málaga que ya está en funcionamiento.

La construcción de este edificio de viviendas, oficinas, local comercial y almacén ha supuesto una inversión municipal total de 913.983,77 euros.

El edificio se abre sobre la plaza de la Judería que está integrada, por un lado, por el edificio de cinco plantas que alberga las VPO, local, almacén y la sede de la Oficina de Rehabilitación del Centro, y por otro, por el Centro de Recepción de Visitantes Ibn Gabirol, sobre lo que fue el antiguo torreón mudéjar.

La creación de la plaza de la Judería, con una superficie de unos 380 metros cuadrados, se realizó en diversas fases. En una primera actuación se efectuaron los movimientos de tierra, saneamiento, nueva red de abastecimiento de agua y canalización eléctrica, junto con nueva pavimentación. En la segunda fase se ha instalado alumbrado público y mobiliario urbano, compuesto por una fuente circular de mármol negro y un alcorque circular de piedra crema que contiene un olivo centenario.

Aunque el plan de la Judería se aprobó en el 2000, no fue hasta el 2003 cuando el Ayuntamiento aprobó las expropiaciones de los dos edificios señalados en el Plan de la Judería y procedió al desalojo de sus ocupantes que desde entonces estaban esperando que se cumpliese el compromiso adquirido por las autoridades municipales de realojarlos en un edificio de nueva construcción.

Tras varias vicisitudes que obligaron a hacer de nuevo el proyecto constructivo, las obras del edificio de viviendas no comenzaron hasta 2011 y culminaron a finales de 2013, fecha en que también quedó abierta la plaza de la Judería.

El plan de esta zona se completa con la reconstrucción de la torre mudéjar, situada en calle Granada, que se ha destinado a oficina turística y que lleva el nombre del poeta y filósofo malagueño Ben Gabirol. La torre fue abierta tras su reconstrucción en marzo de 2010.

La rehabilitación de este vestigio mudéjar le costó al Ayuntamiento 541.274 euros, de los que 511.574 fueron directamente a las obras y 29.700 se destinaron al acondicionamiento y decoración del interior de la misma.

También con el torreón primaron los retrasos pues las obras se adjudicaron en febrero de 2005, pero por diversos contratiempos no empezaron hasta octubre de 2006 para pararse poco después debido a la quiebra de la empresa constructora. Hubo que esperar hasta noviembre de 2007 para que los trabajos se volvieran a ejecutar y finalmente culminaran a principios de 2010.

El plan de la Judería, que inicialmente contenía un ambicioso programa de rehabilitación de esta zona, quedó prácticamente reducido a la mitad obligado por las exigencias de la Junta de Andalucía y por los promotores del Museo Picasso para culminar el proceso de expropiaciones necesario llevado a cabo para el proyecto del museo que se comió buena parte de las iniciativas previstas en la judería.

Finalmente, catorce años después, el plan apenas ha logrado revitalizar la zona, que ha perdido buena parte de su imagen histórica y de sus vestigios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook