11 de marzo de 2014
11.03.2014
Tribunales

Un año por encerrar a la hija pequeña de su novia en el maletero del coche

La introdujo en el maletero para no subir a su casa de Benalmádena con la niña – Esa tarde hizo 26 grados

11.03.2014 | 14:49

La Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a un año de prisión a un hombre que introdujo a la hija de su pareja, de sólo cuatro años, en el interior del maletero de su coche cuando iba a hacer tareas cotidianas. En concreto, se le considera culpable de un delito de abandono temporal de un menor.

En el apartado de hechos probados de la sentencia, a la que ha tenido acceso La Opinión e Málaga, consta que en la tarde del 24 de abril de 2012 el acusado, cuyas iniciales son F.A.C.A., estaba al cuidado de la hija de su pareja sentimental, de solo cuatro años. Esa tarde se dirigió a su casa, ubicada en Benalmádena, y, entre las 19.00 y las 20.56 horas, a "fin de subir sin la menor a la vivienda, decidió estacionar y encerrarla durante unos minutos en el interior del maletero del mismo". Éste tiene unas medidas de 0,485 metros cúbicos con 90 centímetros de largo, 44,5 de ancho y 65 de alto.

Ese día, dice la Sala, se registró en la zona "una temperatura máxima de 26 grados centígrados, poniendo con dicho confinamiento en grave peligro la integridad física de la pequeña, puesto que el mismo, en un espacio cerrado por tiempo prolongado, puede ocasionar una situación de disminución de los niveles de oxígeno en el aire del espacio de confinamiento". Ello, siempre según la Sala, puede conllevar una situación de hipoxia y, por lo tanto, si el confinamiento se prolonga en el tiempo se puede producir la muerte por asfixia de la persona confinada.

Posteriormente, dice la Audiencia, y actuando del mismo modo, el acusado introdujo a la menor a las 00.00 horas en el maletero el 24 de abril de 2012, cuando el coche estaba aparcado frente a la puerta de su vivienda. A las 00.26 horas, los agentes de la Policía Local la encontraron y la rescataron, deteniendo un cuarto de hora después al encausado.

La menor sufría erosiones en el dorso de ambas manos que tardaron dos días en sanar. En concreto, el procesado es sentenciado a un año de prisión por un delito de abandono temporal de menor, además de al pago de las costas procesales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook