21 de octubre de 2014
21.10.2014
Sala María Cristina

Sones matinales de Bach a Led Zeppelin

Músicos en su mayoría de la OFM vuelven a ofrecer siete conciertos mensuales para las mañanas del domingo, las Matinées musicales, a beneficio de sendas ONG de Málaga

21.10.2014 | 05:00
Frederik Ghijselinck, con profesores y artistas que participarán en las matinées.

«Esta sala es maravillosa. La acústica es espectacular. Desde ese punto de vista es la mejor de Málaga», cuenta Luis Pacetti, profesor de canto de la Escuela de Arte Dramático. Está en el templo decimonónico de la música en Málaga, el antiguo conservatorio María Cristina, que por segundo año celebrará un domingo al mes, siete conciertos mañaneros. Vuelven las Matinées Musicales, los conciertos a beneficio en cada sesión de una ONG o colectivo de Málaga, gracias al trabajo desinteresado de un grupo de músicos, la mayoría de la Orquesta Filarmónica de Málaga, así como profesores de Conservatorio.

Frederik Ghijselinck, solista belga de flauta en la OFM y el alma de estos matinées solidarios, cuenta que el año pasado asistieron entre 150 y 230 personas. «Para un domingo en Málaga es realmente un éxito y el público salió encantado pero para este año soy ambicioso y quiero llenar la sala».

Con este objetivo, explica, quiere contar con la colaboración de las ONG y colectivos protagonistas de cada concierto, para que también promocionen la cita entre sus socios y simpatizantes. «Además, este año la idea ha sido no hacer solamente música de cámara, sino abrir otros estilos, para ampliar a más gente que no está acostumbrada a asistir a los conciertos».

Prueba de esta apertura de estilos es lo que ofrecerán los alumnos de Luis Pacetti en el concierto de marzo de 2015: «Un repertorio exclusivamente de teatro musical, números que son por todos conocidos de grandes musicales como Los Miserables o West Side Story».

El primer concierto será este domingo 26 a las 12, con la actuación del trío Grumiaux de piano, violín y violoncello, en colaboración con la Fundación Barón Artur Grumiaux, con obras de Beethoven y Brahms. El concierto será a beneficio de la Asociación Malagueña de Esclerosis Lateral Amiotrófica (Amela). El presidente de esta ONG, Baltasar del Moral, explica que el concierto «para nosotros es caído del cielo porque con la crisis han cerrado asociaciones, estamos atendiendo nosotros a los afectados y no hay ayudas. Estoy esperando al concierto para poder pagar la luz porque si no nos la cortan el día 11», explica.

Las otras ONG y colectivos que compartirán la generosidad de estos músicos son la Asociación Cultural Zegrí, la Cruz Roja, la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras Demencias (AFAB Benalmádena), la Asociación Autismo, Málaga Aquí Estoy y Pozos sin Fronteras.

Quién está con muchas ganas de que llegue su gran día, el quinto concierto, en abril, es la cantante malagueña Pilar Esteban, La Pili, que junto con la Ensemble Ricercare, interpretará El amor brujo de Falla y coplas andaluzas. «Nunca he actuado con 15 músicos y es un auténtico reto», confiesa.

A su lado está la solista de viola de la OFM Dunia Erchova, que para el concierto de diciembre ofrecerá con el Ensemble de violas de Málaga, de Bach a Piazzola, un concierto didáctico con alumnos, dirigido a niños y familias, «para presentar la viola y todo lo que puede dar de sí y además, para explicar a los pequeños que se puede llegar a tocar si yo trabajo».

De la amplitud de estilos también da fe el concierto de mayo, con música de Mozart, Queen o Led Zeppelin, y el del 9 de noviembre, ¡Viva el Klezmer!, música tradicional israelí con el clarinetista de la OFM Emilio Montoya, que explica así la reacción del público en los conciertos ante esta música multicolor: «La gente se queda al principio un poco embobada pero al segundo o tercer tema están saltando encima de las mesas». Entradas a 10 euros y los niños, 5 euros (www.unientradas.es).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook