28 de junio de 2015
28.06.2015
40 Años
40 Años

La clave de los delegados y las afinidades personales en una votación ajustada

La votación del martes se decidirá por un estrecho margen. Puede que incluso menos de los 11 votos de 2012

28.06.2015 | 05:00
Elecciones celebradas en 2012 en San Julián.

La Agrupación de Cofradías se enfrenta, una vez más, a un sistema electoral peculiar. A veces rayando lo absurdo. El sistema de votación contempla 205 sufragios, correspondientes a los 41 hermanos mayores y 164 que corresponden a los cuatro delegados que tiene cada cofradía. La lógica presupone que son votos monolíticos. Es decir, cada cofradía concede sus cinco votos al mismo candidato. La práctica muestra que no es así. Durante estos días se multiplican los movimientos para arrancar el voto de algún delegado al candidato contrario.

La muestra la tenemos en las elecciones de 2012. Eduardo Pastor ganó las elecciones con 102 votos. Es decir, que hubo veinte cofradías que le votaron y dos delegados sueltos. Pablo Atencia consiguió 17 cofradías y cuatro votos sueltos más. Además hubo 2 en blanco. Estos datos dan una pequeña muestra de determinados juegos subterráneos que van encaminados a romper el equilibrio actual.

Esta situación, que da lugar a no pocas tensiones internas en las cofradías, con presiones, disensiones e, incluso, cambios de delegados de última hora, es una de las reformas pendientes de los nuevos estatutos y que están pidiendo a gritos su aprobación. Estos plantean un voto por cofradía, algo más lógico. Si una hermandad decide apoyar a un candidato, parece normal que se respete esa voluntad y así evitar fricciones.
Por lo pronto hay tres colaboradores de Eduardo Pastor que son delegados de cofradías que apoyan expresamente a Pablo Atencia; lo que plantea la duda sobre el destino de su voto. El resto de posibles cambios de última hora se mantienen en secreto, lo que puede deparar alguna sorpresa.

Como curiosidad, y ante la eventualidad de que terminen empatados en votos si falta algún elector, será presidente el que tenga más edad. Eso le da una pequeña ventaja a Pastor, tres años mayor que Atencia.

La división en dos de la Agrupación de Cofradías casi obedece a una cuestión de afinidades personales y protagonismo en los últimos años. Pastor cuenta con el apoyo de la mayoría de las cofradías que han estado al frente de alguna comisión o en la junta de gobierno. Mena, Paloma, Dolores del Puente y Amor son su núcleo duro, ya que sus hermanos mayores son vicepresidentes y la secretaria general de Pastor.
Atencia fundamenta sus apoyos en el Domingo de Ramos, que le apoya al completo, así como varias cofradías que no tienen actualmente un papel muy relevante en la Agrupación, con Fusionadas y Sepulcro como algunos de sus principales activistas en favor de su candidatura. También recoge apoyos que ya le avalaron en 2012.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine