16 de noviembre de 2017
16.11.2017
Vecinos

La Mosca Alta, un barrio prisión para los vecinos

Los vecinos invitan a Francisco de la Torre a que conozca la parte alta del barrio, que no visita desde que accedió a la Alcaldía en el año 2000

16.11.2017 | 05:00
La concejala socialista Lorena Doña, el presidente vecinal Antonio Pino y Francisco Vertedor, en la semiderruida calle Escritor Maruján Cabrera.

La asociación de vecinos de La Mosca vuelve a reclamar la apertura de una calle que acabe con el aislamiento de la parte alta del barrio, con calles terrizas, inaccesibles, sin barandillas y agrietadas. La concejala socialista Lorena Doña, que recorrió la zona el martes, critica la falta de inversión del PP en los últimos 22 años.

Como las calles están imposibles, un cerro es la solución improvisada para bajar en camilla a los vecinos, cuando tienen ir al hospital, e incluso para que descienda el féretro, en caso de fallecimiento.

No es ninguna película de Berlanga sino la situación que en 2017 soportan los vecinos de la parte más alta de La Mosca. «Por aquí también bajamos con el carrito de la compra», contaba el martes Francisco Vertedor, de la asociación de vecinos de La Mosca.

La parte alta, la construida a continuación del viaducto de la autovía, sigue siendo una zona nunca hollada por Francisco de la Torre, alcalde de Málaga desde 2000. A comienzos de septiembre, se comprometió a visitarla, a petición de los vecinos, aunque de momento, no hay noticias.

«La visita la vamos a solicitar por escrito. Al alcalde le pedimos que se pase por aquí, y vea por él mismo las condiciones en que está el barrio. Él lo va a comprender», cuenta Antonio Pino, presidente de la asociación de vecinos.

En la zona alta, los vecinos costearon precarios hormigonados de las calles que, con 40 años a la espalda, necesitan un arreglo urgente. Es el caso de la calle Escritor Maruján Cabrera, que linda, sin barandilla alguna, con un terraplén y se encuentra con grandes grietas y a punto de desplomarse. «No creo que aguante este invierno. Con que la tierra se hinche un poco y empuje, ya está», cuenta Francisco Vertedor. En esta calle, parte de ella terriza, vive Antonia, que ronda los noventa años y como cuenta Francisco, «se pasa meses sin salir de casa». Las impracticables aceras e interminables escalinatas la abocan a ella y a otros vecinos de más edad a vivir encerrados en casa.

Como el pasado marzo informó La Opinión, la asociación pide como solución a la imposible accesibilidad de la parte alta, que en el cerro en cuestión, utilizado como aparcamiento, se abra una calle que bordee la parte alta y permita comunicar en condiciones a los vecinos.

Los vecinos también esperan que otra calle de La Mosca, la calle Violonchelo, la única por completo terriza del barrio, sea urbanizada con cargo a los presupuestos municipales el año que viene.

Acompañó el pasado martes a los dirigentes vecinales Lorena Doña, concejala del PSOE, que lamentó el «abandono pleno y total de La Mosca, porque desde el año 95 no se han resuelto las necesidades del barrio, ni siquiera microactuaciones». Lorena Doña recordó que un barrio «en cuesta y de autoconstrucción» similar como Mangas Verdes está en muchas mejores condiciones. La concejala lamentó también que La Mosca no haya sido incluida en el último plan extra de mejora de barrios.

Un portavoz del distrito Este explicó ayer a este diario que las mejoras incluidas en este último plan «contaban ya con un proyecto y faltaba la financiación», además, informó de que hay prevista una reunión entre el concejal del distrito, Julio Andrade y el concejal de Urbanismo, Francisco Pomares, para abordar «los problemas de La Mosca», entre ellos el vial para La Mosca Alta, «que necesitaría un desarrollo urbanístico, el PGOU».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine