28 de agosto de 2018
28.08.2018
ÚLTIMA HORA
El jurado popular considera culpable a Rodrigo Lanza por el 'crimen de los tirantes' en Zaragoza
Laboral

Los accidentes laborales continúan su escalada en Málaga y suben casi un 11%

En el primer semestre se han registrado 10.695 siniestros, según CCOO - Suben los accidentes leves y graves y bajan los mortales

28.08.2018 | 11:53
Una concentración de los sindicatos tras una muerte laboral.

El sindicato CCOO ha afirmado este martes que la siniestralidad en la provincia "sigue creciendo como consecuencia de la fuerte precariedad en el empleo, una tendencia que se mantiene desde la aprobación de la reforma laboral". En los primeros seis meses de este año, según los últimos datos facilitados por la Junta de Andalucía,se han contabilizado 10.695 siniestros, frente a los 9.880 producidos de enero a junio de 2017, con un aumento del 10,8%.

La mayoría de los accidentes que han causado baja se han producido en el centro de trabajo (8.890 este año, frente a los 8.279 del pasado año), con una subida del 10,7%. En el trayecto de ida o vuelta al trabajo (lo que se conoce como in itinere) se han contabilizado 1.805 accidentes, frente a los 1.601 del mismo periodo del pasado año (el aumento es del 11,2%).

Por sectores, los accidentes bajan levemente en la Agricultura (347 frente a 348), y suben en el resto: en la Industria (838 frente a 902 este año), en la Construcción (1.411 el pasado año frente a los 1.864 de 2018) y en Servicios (7.284 frente a los 7.581 de este 2018), según los datos ofrecidos por CCOO.

El mayor aumento de la siniestralidad se ha registrado en los accidentes graves (165 este año frente a los 144 del pasado y una subida del 11,4%). El aumento de estos siniestros se debe sobre todo al incremento registrado en el sector Servicios, donde se contabilizaron 120 accidentes graves, frente a los 88 del año anterior.

Los accidentes leves (10.523 siniestros este año frente a los 9.726 del pasado) han aumentado en todos los sectores, pero especialmente en la Construcción, con 1.841 partes de baja laboral, frente a los 1.376 del pasado año. El aumento también ha sido fuerte en los Servicios, con 7.457 siniestros leves frente a los 7.193 del pasado año.

Los accidentes con víctimas mortales son los únicos que se reducen, con siete víctimas en los seis primeros meses de este año año frente a las diez que hubo en las empresas en este mismo periodo del 2017. Han disminuido las muertes en Agricultura y en Construcción (de cuatro muertes el pasado año a una), mientras en el sector servicios el número de fallecidos ha aumentado de tres muertos en 2017 a cuatro en eeste 2018.

El secretario de Salud Laboral de CCOO Málaga, José Martín Anaya, ha asegurado que la tendencia al alza de los accidentes en Málaga es "consecuencia directa de la precariedad que la reforma laboral propicia". En el sector de la industria se constata este año un aumento de los accidentes como consecuencia directa del aumento de las externalizaciones o subcontrataciones de servicios, cuando tradicionalmente ha sido el sector que ha registrado los índices de siniestralidad más bajos gracias a las medidas incluidas en su marco laboral.

Martín Anaya ha añadido que pese al aumento detectado este año, existe la certeza de que muchos de los siniestros no se recogen en las estadísticas porque tanto las mutuas laborales como las empresas están camuflando las bajas con permisos retribuidos, con el único ánimo de reducir sus datos de siniestralidad para de esta forma obtener el "bono" del Gobierno que premia la seguridad en las empresas.

COOO Málaga espera que el Gobierno central "ponga en marcha su plan para la dignificación del empleo, y que las medidas para el refuerzo de la Inspección de Trabajo sean efectivas y consigan reducir la siniestralidad laboral".

La cifras de siniestralidad en el trabajo vienen aumentando de forma inquietante y sostenida en la provincia de Málaga desde hace un lustro y los sindicatos aseguran que el motivo principal, más allá de que en los últimos años se esté generando más empleo y haya más ocupados, reside en la elevadísima tasa de precariedad laboral existente en el mercado (algo que achacan principalmente a los efectos de la reforma laboral) y a lo que califican como un abandono de las empresas en materia de inversiones en seguridad.

El año 2017 cerró con un total de 21.164 accidentes laborales en la provincia y un incremento del 8,3% en relación al año anterior. El punto más trágico fue, sin duda, el incremento del 23% en la cifra de accidentes mortales:CCOO tiene contabilizados 21 fallecimientos, por los 17 que hubo en 2016. No obstante, las cifras oficiales que maneja la Administración reducen esta cifra a 18, ya que por criterios técnicos algunos de los fallecimientos no se computaron como muerte laboral, según ha explicado en varias ocasiones Martín Anaya. Los números, en todo caso, son muy preocupantes.

El incremento de la siniestralidad da continuidad a una tendencia de subida iniciada en 2012, uno de los ejercicios más duros de la crisis y en el que precisamente el Gobierno aprobó su controvertido texto. Si en aquel ejercicio la cifra de accidentes fue de 14.417, el volumen ha ido subiendo año a año hasta situarse un 46,7% por encima de aquellos niveles. Los números son los más altos en la provincia de los últimos años aunque sí están todavía bastante por debajo de los 36.380 de 2007, el último de bonanza antes del estallido de la crisis. El 2018 no está haciendo sino confirmar que el número de accidentes sigue creciendo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook