10 de enero de 2019
10.01.2019
Empresas

Un emprendedor malagueño crea una solución web de antiblanqueo de capitales

Alejandro D. Caneda funda Pibisi, que permite prevenir el blanqueo y la financiación del terrorismo sin infraestructuras

10.01.2019 | 05:00
Alejandro D. Caneda, fundador de Pibisi.

El emprendedor malagueño Alejandro D. Caneda, ingeniero de telecomunicaciones y desarrollador web en España y Alemania, ha fundado la empresa Pibisi, una solución web antiblanqueo que permite a empresas reguladas cumplir con la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo sin infraestructuras y de forma completamente automatizada. Caneda ha trabajado tanto en startups nacionales (Indexa Capital, donde ha sido director técnico) como multinacionales (Destinia, Zankyou).

«No es nuevo el hecho de que la tecnología digital está cambiando el mundo. La evolución digital avanza imparable en muchos sectores, también en la industria financiera con la revolución fintech. El dinero se ha digitalizado y el crecimiento del blanqueo de capitales a nivel mundial parece imparable. Las autoridades luchan sin cesar con nuevas normativas pero será la tecnología la clave para erradicar estos delitos», comentó ayer el fundador de Pibisi.

La idea, según explicó, es que las empresas dispongan de una solución para cumplir de forma sencilla con la regulación en materia de prevención de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo (PBC/FT). Pibisi ofrece un pack de funcionalidades hasta ahora sólo disponibles en software de gestión de muy alta gama dirigidos a banca y a grandes corporaciones.

El proyecto cuenta con una inversión inicial de más de 150.000 euros y está respaldado por tres business angels de larga y reconocida trayectoria: François Derbaix, y Unai Ansejo, fundadores y consejeros de Indexa Capital, que han apoyado el proyecto como inversores y como clientes, y Fernando Cabello-Astolfi, co-fundador y CEO de Aplázame (adquirida por WiZink Bank en 2018, y en la que Derbaix era también inversor).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook