04 de febrero de 2019
04.02.2019
La Opinión de Málaga
Sanidad

El Hospital Regional medirá el impacto psicológico del cáncer en pacientes

Los hospitales públicos de Málaga solo cuentan con un psico-oncólogo

04.02.2019 | 13:46
Imagen de archivo del Hospital Regional.

El 30% tendrá un trastorno psicopatológico

  • El 30 por ciento de los futuros pacientes diagnosticados de cáncer padecerán un trastorno psicopatológico, un problema que si no se trata lleva a la persona a perder calidad de vida, desarrollar adherencia al tratamiento o no saber tomar decisiones sobre el mismo. Así lo aseguró ayer la psico-oncóloga de la Asociación Española Contra el Cáncer, Beatriz Roldán. Un diagnóstico que se traduce en depresión, ansiedad o trastorno adaptativo, el cual combina depresión y ansiedad, y se convierte en el más común entre estos pacientes. Según la psicóloga Roldán, el año pasado atendieron en Málaga al 12 por ciento de los pacientes o familiares que requieren de ayuda psicológica, en concreto, 930 personas. Unos datos de atención que suponen el 14 por ciento a nivel regional, y el 13 por ciento a nivel nacional. Se calcula que en España hay unas 236.000 personas que necesitarían un tratamiento especializado para abordar la enfermedad. Con siete trabajadores en la provincia, la AECC no es la única ONG que trabaja con estos pacientes pero el porcentaje conjunto con el resto de asociaciones es «mínimo», ya que más del 80 por ciento de los pacientes están al descubierto, sin recibir ningún tipo de ayuda psicológica o no ha sido suficiente. Con motivo de la presentación del «Informe sobre la atención psicológica a pacientes de cáncer y familiares en España», Roldán expuso que muchos pacientes requieren de esta ayuda para abordar su proceso, hay familiares que lo necesitan para afrontar un duelo o, en cuando se supera la enfermedad, requieren de la figura de un psico-oncólogo, ya que se generan altos niveles de malestar y llega a ser el segundo malestar más elevado tras el periodo de tratamiento activo del paciente.

A través de una encuesta los profesionales evaluarán si afectados y familiares requieren un tratamiento especializado.

El jefe de servicio de la Unidad de Oncología del Hospital Regional y presidente del comité técnico provincial de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), Antonio Rueda, detalló este lunes que el hospital trabaja para implantar en los próximos meses una herramienta de «distress severo», es decir, para evaluar el impacto psicológico de la enfermedad entre pacientes y familiares.

El proyecto lo avanzó tras clausurar el acto de la asociación AECC, con motivo del Día Contra el Cáncer, que este año ha girado en torno al dolor emocional, un ámbito que requiere de una «inversión preferente» y que Rueda calificó de «necesidad».

El responsable aseguró que este programa consiste en una encuesta que pasarán a los pacientes y familiares a través del servicio de enfermería del Hospital de Día y la planta de hospitalización del centro. Una encuesta para la cual el equipo sanitario será formado y contará con la ayuda de los psico-oncólogos de la AECC.

Aun así, Antonio Rueda recordó que en estos momentos se trabaja en la elaboración del Plan integral de Oncología en Andalucía. Una vez culminado el borrador, se envía a los diferentes directivos para ver si alguien quiere añadir algo y sobre el cual Rueda desconoce si integra este apartado.

Otro de los puntos que supone la inclusión de esta herramientas es la dotación de personal cualificado para ayudar a pacientes y familiares. En la actualidad, la sanidad pública solo cuenta con un psicólogo especializado en Oncología en toda la provincia y está en el Clínico, una cifra insuficiente en el caso de que se ponga en marcha la encuesta y se detecten más casos. «Hace falta invertir sobre todo en personal», recalcó. La Asociación Española Contra el Cáncer ha atendido en el último año al 12 por ciento de los pacientes y familiares que requieren este servicio; el porcentaje restante no recibe atención o es deficitaria, según una de las especialistas de la AECC en este área. «No hay plantilla de psico-oncólogos en el Servicio Andaluz de Salud, en Málaga es casi cero y la ayuda psicoemocional depende al cien por cien de las ONG», resaltó Rueda.

Y es que hasta el momento, los psico-oncólogos que integra el Hospital Regional, tres en el Materno Infantil y dos en el Hospital Carlos Haya, pertenecen a la Asociación Española Contra el Cáncer a través de un convenio que se creó en 1995. Un servicio que ayuda al paciente en cualquier etapa de la enfermedad y le acompañan el tiempo que sea necesario.

En el caso de Chema Moya, un paciente que superó un cáncer, la ayuda vino dos años después de la enfermedad. En palabras de este antiguo paciente, «estaba fatal» por lo que decidió pedir ayuda al no ser capaz de superar a nivel emocional ciertas cosas. En siete meses aprendió a gestionar sus emociones y comprender ese «antes y después» que supuso su enfermedad. «Lo llevo todo mucho mejor que antes», aseguró.

Una figura invisible en hospitales

En cuanto al servicio que ofrecen los hospitales, la psico-oncóloga de la AECC, Beatriz Roldán, aseguró que el 48 por ciento de los centros no ofrece ayuda en este ámbito mientras que el 52 por ciento restante sí lo hace pero es insuficiente. Asimismo, asegura que los planes autonómicos o estrategias para abordar el cáncer contemplan el apoyo psicológico en el proceso de la enfermedad, apenas lo llevan a cabo.

El perfil de la persona que acude a la AECC para solicitar ayudar es una mujer de entre 40 y 60 años casada o que vive en pareja, aunque hay un ligero aumento del 2 por ciento de la población masculina que requiere de estos servicios si se comparan los datos de 2017 con los de 2018.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook