26 de abril de 2019
26.04.2019
Investigación

Científicos identifican biomarcadores de adicción por sexo debido al alcohol

Un grupo de investigación de Ibima en Málaga ha recibido una ayuda de 85.000 euros del Ministerio de Sanidad para estudiar cómo determinadas sustancias influyen sobre los trastornos psiquiátricos

25.04.2019 | 22:15
Equipo científico del Ibima.

El grupo de investigación Neuropsicofarmacología de la Adicción del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (Ibima) ha recibido una ayuda de 85.000 euros concedida por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienes Social para identificar biomarcadores de adicción diferenciales por género en consumo de alcohol.

En concreto, se trata de un estudio que pretende conocer cuáles son las diferencias de género (entre hombres y mujeres) en la expresión y función de determinadas moléculas en la sangre que indican el estado de inflamación, y que aparecen alteradas por el consumo patológico de alcohol. Por tanto, este estudio permitirá valorar la validez de estas moléculas inflamatorias como biomarcadores de adicción atendiendo al género, según un comunicado.

La dotación económica está integrada en la Convocatoria de Ayudas a Proyectos de Investigación 2018 del Plan Nacional sobre Drogas. El estudio tiene un plazo de ejecución de tres años (desde el 2018 hasta el 2020), y se centra en identificar y describir señales inflamatorias relevantes en células blancas de sangre de pacientes con trastornos por uso de alcohol, distinguiendo entre hombres y mujeres.

El investigador principal del proyecto es el investigador de Ibima Francisco Javier Pavón, que desarrolla su actividad investigadora en los laboratorios e instalaciones de la Unidad de Gestión Clínica de Salud Mental del Hospital Regional Universitario de Málaga y de la Universidad de Málaga.

Los trastornos por uso de alcohol conllevan una carga social y económica para la sociedad, además de estar asociados a un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud.

Al respecto, Pavón señaló que el consumo de alcohol en mujeres se ha incrementado de manera considerable a edades tempranas. «Una de las principales consecuencias fisiológicas del consumo prolongado de alcohol es la inducción de un estado pro-inflamatorio. Por tanto, aunque la manifestación de señales inflamatorias alteradas, podrían ser caracterizadas e identificadas como marcadores biológicos, la existencia de diferencias por género en la expresión de estas señales debe ser evaluada y tenida en cuenta», subrayó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp