03 de mayo de 2019
03.05.2019
Sanidad

Agendas cerradas y falta de material en Oftalmología del CARE José Estrada

UGT denuncia que los pacientes no pueden pedir consulta para acudir a revisión desde hace meses y que la unidad tiene equipos obsoletos y estropeados desde hace un año

03.05.2019 | 05:00
Una sala de espera del CARE José Estrada.

Material estropeado y la agenda para pedir cita para revisión cerrada desde octubre del año pasado. El sindicato UGT denuncia la situación que se da en el área de Oftalmología del Centro de Alta Resolución (CARE) José Estrada y asegura que «sufre desde hace más de un año el abandono por parte de la dirección en recurso humanos como recursos materiales».

Uno de los puntos que más resalta es la imposibilidad de pedir cita para revisión. El centro, con cinco consultas y una sexta destinada a pruebas, ofrece al paciente la posibilidad de acudir a la primera cita, sin embargo, cuando necesita acudir para revisión, los pacientes no pueden gestionar su próxima cita ya que el centro mantiene cerrada la agenda desde octubre de 2018. Una situación que el centro estaría solventando, según el sindicato, con la derivación de los pacientes al Hospital Civil.

Otro de los puntos que menciona UGT es que parte del material está obsoleto y roto desde hace un año, lo cual supone un problema para el diagnóstico del paciente. En concreto, se trata de los cuatro tonómetros de perkins que hay en el centro, una herramienta que utilizan los oftalmólogos para medir la tensión ocular y que ninguno de ellos funciona. El personal no sabe hace cuánto tiempo que no cuentan con esta herramienta a su disposición, lo cual puede ser perjudicial para el paciente en algunos casos. El sindicato explica que los pacientes con glaucoma que acuden a su cita se van sin que les midan la tensión ocular, «con el consiguiente detrimento en la salud del ojo del paciente, que incluso podría llegar a perderlo, por lo que obliga a ir de forma privada para que le hagan la medición». Asimismo, señala que el tonómetro de aire que usan los enfermeros lleva un año sin funcionar, un aparato que se intentó reparar pero al no ser posible, no ha sido sustituido hasta el momento.

En cuanto al personal, las seis consultas están gestionadas por dos auxiliares, que tienen que lidiar con los pacientes que quieren saber qué sucede con sus revisiones y otras cuestiones añadidas a su carga laboral. En los últimos meses se han cubierto las bajas de larga duración con el enganche de contratos precarios de hasta 15 días. Para ello, UGT solicita al nuevo Gobierno que haga contratos de más duración y confía en que se apliquen las políticas anunciadas de contratar como mínimo durante seis meses. Además, solicita al centro que ponga en marcha el gestor de colas que tiene para Oftalmología –solicitado por el sindicato en 2017– y que solo funciona en Traumatología y facilita la labor de los auxiliares.

La gerencia hospitalaria asegura que la Unidad de Oftalmología atiende cada años más de 50.000 consultas. Las revisiones se llevan a cabo de manera periódica y también en el Hospital Civil, siendo la mayoría consultas de seguimiento que no revisten gravedad. «No es cierto que no se vean revisiones desde octubre porque hoy mismo se han visto pacientes en seguimientos», resalta. En cuanto a los equipos de diagnóstico, el servicio acaba de adquirir un tonómetro de perkins, que ya está en el centro, y el de aire ya se ha solicitado y llegará en los próximos meses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook