10 de mayo de 2019
10.05.2019
Sanidad

El Hospital Regional, el primero en aplicar el método McKenzie

Esta técnica está dirigida a pacientes con patologías músculo esqueléticas en la columna lumbar, cervical, dorsal y en las extremidades

10.05.2019 | 14:16

Es la primera vez que se utiliza el método McKenzie en España.

La Unidad de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Regional Universitario de Málaga es la primera en el sistema sanitario público español que ha empleado el método McKenzie, una técnica que permite la evaluación y el tratamiento de los pacientes que tienen patologías músculo esqueléticas de origen mecánico en columna lumbar, cervical, dorsal y/o en extremidades.

Este método fue desarrollado en Nueva Zelanda hace 30 años por el fisioterapeuta Robin McKenzie y tiene como objetivo proporcionar a la persona afectada las herramientas necesarias para prevenir posibles recaídas.

Debido a la prevalencia de estos problemas físicos, la Unidad de Medicina Física y Rehabilitación del centro puso en marcha esta unidad específica a finales del año 2017 al contar con una fisioterapeuta acreditada para ponerlo en práctica, Esperanza Pérez.

Para ser más precisos a la hora de actuar en el proceso de recuperación de los pacientes que sufren este problema, los médicos rehabilitadores cuentan con un cuestionario de cribaje para facilitar la derivación más adecuada a la Unidad del Método McKenzie, que "trata tantos pacientes que lleven mucho tiempo sufriendo estos problemas como para aquellos en los que la presentación clínica es más reciente", según cuenta Esperanza.

Los profesionales que trabajan esta técnica elaboran un plan para tratar la patología y guiar al paciente durante todo el proceso, por lo que van a participar desde a evaluación inicial hasta que el paciente recibe el alta, tras una media de 14 sesiones para una recuperación completa y para la prevención de recidivas.

En ocasiones hay que aplicar técnicas específicas de terapia manual para que el paciente pueda avanzar en el tratamiento pero, por lo general, es un método que fomenta su participación activa, como ha dicho Pérez.

Los principales objetivos del método McKenzie son la reducción del dolor y de la deformidad (en el caso de estar presente), recomendaciones posturales y de educación, restaurar la función completa y la prevención de recaídas.

Según apunta la fisioterapeuta, "el 80% de la población mundial ha sufrido o va a sufrir algún problema lumbar. De hecho, el motivo de baja laboral mas frecuente y la principal causa de discapacidad en personas menores de 45 años en la actualidad se debe a este tipo de problemas".

Para la directora de la Unidad de Medicina Física y Rehabilitación del centro, Marina Tirado, la incorporación de esta técnica a los servicios del hospital supone un gran avance en la calidad de la atención que se da a los pacientes: "Evidencia la apuesta por la innovación, así como la motivación del Servicio de sus profesionales para la formación en técnicas de efectividad demostrada, incorporándolas al trabajo diario para la mejora continua del servicio".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook