26 de mayo de 2019
26.05.2019
Hostelería

Los hosteleros no encuentran suficientes camareros cualificados

Con la llegada del verano, los restaurantes aumentan tanto su clientela como la búsqueda de trabajadores para atender la alta demanda, pero la falta de personal hace que, en ocasiones, se vean obligados a cerrar sus salas

26.05.2019 | 05:00
Una trabajadora sirviendo en uno de los establecimientos del centro de la ciudad.

Jordi Luque, maitre de la Cosmopolita inicia la temporada alta en Málaga con un ritmo frenético en el servicio de comidas de su restaurante, pero hay ocasiones en las que no pueden atender a más comensales porque la falta de empleados le impide abrir las salas del establecimiento. «No cubrimos las vacantes porque no hay personal cualificado que sepa trabajar y estén formados para ello. Hemos tenido ocasiones que debido a esa falta de personal no hemos podido abrir nuestra sala, ya que prima la calidad y sin personal suficiente es imposible atender», explica Luque.

Muchos hosteleros malagueños como Luque se encuentran con que a las puertas de verano, falta personal en sus establecimientos para poder ofrecer un servicio adecuado. En este sector en el que se da una alta rotación de trabajadores, en muchas de las ocasiones con falta de compromiso o pertenencia a la empresa, muchos de ellos se topan cada vez más frecuentemente con dificultades para contratar personal cualificado, viéndose obligados decantarse por el que no lo está, influyendo en ocasiones al servicio que ofrecen o en la rentabilidad del negocio y es por ello, que muchos de ellos se ofrecen incluso a formar a los propios aspirantes. «Hemos comenzado a aceptar currículums en los que no existe formación ni experiencia como camareros, no nos importa formarlos. El problema es que mucho de ellos no tienen ni actitud ni ganas», destaca Luque.

Otro de los restaurantes de Málaga que durante este año ha experimentado una situación similar y teme que le vuelva a ocurrir de cara a los meses de verano, es UveDoble. En este establecimiento localizado junto a la Catedral, han sido varias las ocasiones que se han visto sin personal o han tenido que solicitar algún empleado a establecimientos conocidos. «De momento aguantamos, pero en las dos últimas fechas claves que fueron las pasadas navidades y esta Semana Santa, hemos tenido muchas dificultades porque no había gente», explica su encargada de sala, Noelia Mariscal. El motivo principal al que este restaurante achaca el que se encuentren con estos problemas, es que hay muchas personas que no quieren trabajar como camareros o en cocinas. «Nos hemos encontrado en el aprieto de que convocábamos citas con las personas que habían dejado su currículum y a pesar de confirmar su asistencia, al final no aparecían», destaca. Estos continuos impedimentos han hecho que en esa búsqueda si no cumplen requisitos como la experiencia o formación, recurran a persona sin ella. «No nos importa que no tengan esos años de experiencia que habitualmente se tienen en cuenta, sino que con las ganas de trabajar nos bastaba, pero ni una cosa ni otra».

Esta realidad lleva siendo conocida desde hace años por MAHOS, la Asociación Malagueña de Hosteleros, donde ya han manifestado estos problemas en otras ocasiones. «Es una problemática con la que de nuevo nos tropezamos, ya no sólo se trata de dar con el camarero o el personal cualificado, sino que estamos llegando a un punto que ni aspirantes sin cualificación. Este hecho ya lo pusimos en conocimiento este año en Semana Santa, el pasado 2018 y ahora, señala Javier Frutos, y para quien la temporada estival, periodo en el que la demanda de personal crece entorno un 30% más, «requiere de un pleno rendimiento que no puede cumplirse si no hay personal para atender a los clientes. Llevamos dos años anotando esta escasez y ha sido sobre todo, en este último año cuando se ha notado más».

El presidente de la asociación insiste en que parte de la solución para paliar esta falta depende de la Administración. «Sabemos y tenemos constancia de lo que supone el sector en Málaga en creación de empleo y por lo tanto, entendemos que la Administración tienen que ayudarnos respecto a la formación, ya que querer un tejido turístico fuerte pasa por tener personal cualificado, que es lo que ahora no hay», explica Frutos.

Para otras organizaciones como CCOO, el déficit que está viviendo la restauración no sólo se debe a la falta de formación o actitud, sino a las condiciones que algunos establecimientos imponen a sus trabajadores. «Hay otros aspectos como el incumplimiento del convenio, los sueldos y las condiciones que hacen que los ciudadanos se decanten por otras ofertas», destaca Lola Villalba, secretaria general de CCOO Servicios en Málaga. Villalba reitera el hecho de que existe una «huida de profesionales» ya que «un gran porcentaje de los que trabajaban en restauración se va a trabajar a hoteles. En ellos, existe mayor regulación, presencia sindical y menos abusos. Si no encuentran no es porque no haya profesionales o no estén formados, sino porque estos frente a las condiciones existentes se les van y duran poco trabajando».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook