23 de septiembre de 2019
23.09.2019
Educación

Aprendizaje inmersivo en las aulas con realidad virtual y aumentada

Tras apostar por la robótica y la impresión 3D, el Colegio El Pinar pondrá en marcha este trimestre un proyecto pionero por el que los alumnos de Primaria y Secundaria estudiarán contenidos del currículum con gafas de realidad virtual

23.09.2019 | 05:00
El nuevo proyecto se llevará a cabo con este tipo de gafas.

Los profesores accederán a una plataforma con más de 500 recursos virtuales organizados por áreas de conocimiento y podrán añadir contenidos propios.

Acercarse al latido de un corazón casi como si pudiéramos tocarlo, estar dentro de una obra de Picasso o correr junto a los soldados en la II Guerra Mundial. Un aprendizaje completamente inmersivo y vivencial. Esta es la posibilidad que tendrán a partir de este curso los alumnos del Colegio El Pinar gracias a un proyecto pionero de realidad virtual y realidad aumentada. Más de 800 estudiantes de Primaria, Secundaria y Bachillerato estudiarán contenidos del currículum con esta tecnología que sólo utilizan por ahora unos pocos centros en Andalucía.

Para poner en marcha el proyecto, que arrancará al final del primer trimestre, este centro educativo ubicado en Alhaurín de la Torre habilitará un equipo en un aula 3D. Una treintena de gafas con pantalla de última generación, un ordenador personal para el profesor, un cañón digital y una conexión wifi es lo que necesitarán los alumnos para vivir el conocimiento desde dentro.

«Intentamos hacer una educación más atractiva para los niños con una inmersión total. No es lo mismo estudiar Egipto con lo que el profesor cuenta y cuatro fotos que meterte dentro de una pirámide», explica Ignacio Arias, profesor de Robótica y Arte de El Pinar y experto en innovación educativa.

Con este proyecto, este centro con vocación innovadora da un paso más tras haber incorporado la robótica o la impresión 3D. «El rol del profesor cambia; ya no es la figura que tiene todo el conocimiento y lo transmite, sino un guía», afirma Arias, que añade que el aprendizaje a través de la realidad aumentada y virtual es mucho más atractivo para los alumnos y los invita a participar de forma más activa que en las clases tradicionales. Cada grupo tendrá una sesión formativa de este tipo durante una hora a la semana.

A través de una plataforma virtual profesores y estudiantes tendrán acceso a más de 500 recursos virtuales organizados por unidades temáticas y divididos en diferentes áreas. Un repositorio que, junto al resto de material técnico, distribuye la firma británica CLASS VR y que en Andalucía suministra la empresa Techmakers.

Las gafas de realidad virtual destacan por no depender de ningún otro dispositivo móvil, lo que las hace más cómodas. Además, son de fácil manejo para estudiantes de cualquier edad que sólo utilizando las manos y con sencillos movimientos de cabeza pueden navegar por los iconos o seleccionar la actividad que el profesor indique que van a realizar.


Contenidos malagueños


Aunque el repositorio que facilita la empresa incluye una gran cantidad de recursos, como vídeos 360º o modelos 3D, los profesores de este colegio también podrán incorporar sus propios contenidos relacionados con Málaga. «Con una cámara 360º podemos ir, por ejemplo, al Cementerio Inglés y grabar un recorrido», apunta Ignacio Arias. Igualmente, si el tema a estudiar es la Málaga Industrial, el profesor de Historia podrá añadir al repositorio contenidos en 3D referentes al tema.

Pero, ¿tienen los menores asociado este tipo de tecnología al aprendizaje o sólo al ocio? Según este profesor «la batalla con los portátiles aún no está ganada», pero con estas gafas de realidad virtual el profesor puede ver en todo momento lo mismo que los alumnos, lo que le permite bloquearlas si no están haciendo un uso adecuado de las mismas.

Por otra parte, el uso de estas herramientas tecnológicas también facilita una enseñanza más inclusiva al permitir a los estudiantes practicar habilidades diferentes a las habituales. «Hay alumnos a los que les cuesta un poco más adquirir conocimientos por la vía tradicional pero destacan cuando se trata de un aprendizaje práctico», explica el docente de El Pinar.

En cuanto a los profesores, recibirán una pequeña formación antes de comenzar a usar las gafas de realidad virtual, aunque no necesitarán demasiada al tratarse de un sistema bastante «intuitivo».

Este proyecto de innovación educativa será probablemente uno de los que puedan verse el próximo mes de noviembre en el Salón Internacional de Tecnología e Innovación Educativa (SIMO), al que el profesor Ignacio Arias ya ha acudido en anteriores ediciones para mostrar cómo se trabaja en El Pinar.

La enseñanza de la mano del mundo digital avanza, aunque, como apunta Arias, hay que sabes gestionarla y no olvidar la «parte tangible». «No se puede educar a un niño sólo con una pantalla delante», dice. El reto es encontrar el equilibrio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook