24 de septiembre de 2019
24.09.2019
La Opinión de Málaga
Balance

El Hospital Materno atiende en un año a un centenar de menores con ictericia sin ingresar

Bajo el "alojamiento conjunto", el bebé recibe la fototerapia en la misma habitación de la madre

24.09.2019 | 05:00
Hospital Materno Infantil de Málaga.

Hasta un centenar de menores y familias se han beneficiado del protocolo que implantó hace más de un año el Materno Infantil para no separar de su madre a los bebés que presentan ictericia. Una nueva fórmula que se aborda en la misma habitación familiar sin necesidad de dejar al recién nacido en Neonatología.

Bajo el denominado «alojamiento conjunto», el bebé recibe la fototerapia en la misma habitación en la que está la madre, una forma de evitar en los primeros días de vida que el bebé se separe de la familia. El neonatólogo del Materno Infantil Tomás Sánchez Tamayo explicó que bajo esta fórmula los padres presentan niveles de ansiedad inferiores a los que se daban cuando el menor quedaba ingresado. 

La ictericia es una dolencia que se da cuando descienden los niveles de bilirrubina y el recién nacido presenta un color amarillento. Un problema que en ocasiones requiere de ingreso hospitalario hasta que el menor se estabiliza y, por lo general, no presenta más complicaciones, según informó el doctor Sánchez Tamayo, quien opta a través de la candidatura «Juntos por la SENeo» a la dirección de la Sociedad Española de Neonatología como vocal. «Los padres viven con mucha angustia ya que sienten que el bebé tiene una enfermedad pero, después de ese primer impacto, al permanecer con ellos se relajan y lo llevan muy bien», expresa el doctor, tras evaluar el centro de forma interna cómo han recibido las familias este cambio implantado el pasado mes de mayo de 2018.

Humanizar cada vez más la sanidad y, en concreto, esta área del hospital, es una de las apuestas del personal del centro. Para ello, apostar por suprimir la separación de los padres del menor en aquellas patologías que sea posible es uno de los retos del centro. Además de los casos de ictericia, este protocolo también se lleva a cabo en los menores que nacen con bajo peso y que rondan en torno a un kilo 800 o 900 gramos. En vez de ingresar en la unidad, el doctor asegura que cada vez son más los que se mantienen en planta junto a la madre y si el menor coge peso y tiene una evolución favorable se le da el alta bajo un régimen de vigilancia desde el hospital o el centro de salud correspondiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook