20 de octubre de 2019
20.10.2019
La tertulia del Cantarrana

Málaga quiere implicar al máximo a la ciudad en la Gala de los Goya

La alfombra roja seguirá el esquema de la del Festival de Cine, con un contacto estrecho entre vecinos y los actores, actrices y directores

20.10.2019 | 05:00
Daniel Ortiz, Ezekiel Montes, Noelia Losada, Javier Frutos y Juan Antonio Vigar.

El menú de la Tertulia del Cantarrana

  • A continuación, describimos el menú que pudieron degustar los asistentes a La Tertulia del Cantarrana, celebrada el pasado martes, 15 de octubre, en el restaurante homónimo: 1.- Entrantes: surtido de ibéricos, delicias de mar y lomo de atún en manteca. 2.- Primer plato: callos de cerdo ibérico con garbanzos. 3.- Segundo plato, a elegir: solomillo de cerdo a la brasa con salsa de champiñones o rosada estilo Carihuela. 4.- Postre: helado de pistacho. 5.- Bodega: Tinto de Málaga El Lero y blanco, también de Málaga, de Rediel.

La semana previa habrá actividades paralelas como encuentros con los nominados, una gran exposición en una vía principal, proyecciones en el Albéniz y en los distritos y acciones en los museos

La Gala de los Goya se celebra en el palacio de los deportes José María Martín Carpena de la capital malagueña el 25 de enero de 2020. Pero el Festival de Cine de Málaga, cuyo director, Juan Antonio Vigar, ha sido fundamental para que este espectáculo venga a la ciudad, y el Área de Cultura del Ayuntamiento, dirigida por Noelia Losada (Cs), en conversación, claro, con la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, quieren implicar al máximo a la urbe y a sus vecinos, poniendo a ambos en el centro de un acontecimiento tan importante. Así, se ha desarrollado una serie de actividades paralelas que se llevarán a cabo la semana previa, así como también ocurre con la concepción de la propia gala, al menos antes de su inicio, con el fin de apelar a la complicidad de los malagueños, algo ya muy palpable durante las sucesivas ediciones del Festival de Cine. Para analizar el evento La Opinión de Málaga realizó la tradicional Tertulia del Cantarrana (restaurante ubicado en la calle Sánchez Pastor, 10), que en esta ocasión contó con Vigar, Losada, el presidente de la Asociación de Productores Malagueños (Procinema) y director Daniel Ortiz, el productor y director Ezekiel Montes y el presidente de los empresarios hosteleros de la provincia (Mahos), Javier Frutos.

Para ello, explicó Vigar, está trabajando con la Academia en una serie de ideas sobre actividades paralelas a celebrar en la semana previa. Aún el número exacto está por definir, pero sí hay una serie de líneas de trabajo. «Lo primero es que durante toda la semana previa la conexión de los Goya con la ciudad sea lo más estrecha posible, hasta concluir el día de la gala con la gran alfombra roja en la que los malagueños van a encontrarse, con permiso de la climatología, con los invitados». El director del Festival de Málaga se refiere a montar una alfombra roja similar a la del certamen malagueño en la entrada del palacio, con mucha cercanía entre malagueños y estrellas. «Málaga quiere mucho al cine español, lo demuestra en cada edición, nuestra alfombra roja es un evento muy singular de los festivales que hay en España, casi que es única. Van a tener la oportunidad los malagueños de volver a expresar ese afecto hacia el cine español en la gran Gala de los Goya, es una manera de despertar en los malagueños lo mejor de lo que tienen. Hay sensación de cierta euforia en la ciudad, una institución como el Ayuntamiento, junto a las instituciones que nos han ayudado a que esto sea posible (la Junta, la Diputación y Unicaja), debe trabajar también por generar ilusión en la ciudad», indica.

Así, explica, habrá encuentros con los nominados, «fundamentalmente con los más conocidos, que pueden ser nominados a mejor película, mejor actor, pero también de modo especial les pedí que tuvieran sensibilidad para traer un encuentro de nominados de mejor música original», siguiendo la línea del evento internacional de música de cine que se realiza en la ciudad. Además, se van a proyectar las películas nominadas en el Albéniz y, durante la semana previa, habrá exposiciones, una de ellas de gran entidad en una vía principal como Larios o la Alameda, «con imágenes de los Goya». Habrá, además, una visita a la cárcel para hacer una proyección de una película nominada y un encuentro con alguno de los nominados. «Hay algo fundamental, que es parte del ADN del Festival y del Área de Cultura, que es estar en los distritos con proyecciones en grandes espacios colectivos», así como también se va a trabajar con los museos municipales y el Picasso. «Haremos acciones con personas conocidas del mundo del cine que nos den su particular visión de una obra artística, una exposición o el diálogo que se establece entre el audiovisual y el arte».

Vigar señala que se van a hacer también acciones de street marketing, «presencia de los Goya en soportes urbanos, desde semáforos a pasos de cebra o bolardos». Y se prevé contar con un patrocinador local para trabajar «en la iluminación creativa de importantes espacios, de edificios patrimoniales de la ciudad».

Retorno

¿Qué supone la Gala para la ciudad? Noelia Losada señala que «la ciudad lo vive como un gran acontecimiento». «Y luego está lo que supone en cuanto a afianzar Málaga como una gran ciudad del cine», una apuesta que se hace a través del Festival. «Que los Goya vengan a Málaga no deja de ser un empuje más para la ciudad del cine y las industrias generadas en torno a las artes escénicas y audiovisuales. De ahí el empeño en la cantidad de rodajes que existen en Málaga y el empeño que tengo en construir el Neo Albéniz».

Vigar destaca que la llegada de los Goya hay que concebirla «como una oportunidad que satisface diferentes aspectos de la realidad». «El Festival ha trabajado por el mismo objetivo que trabaja la Academia de Cine, que es por dar impulso, promoción al trabajo de los creadores audiovisuales españoles; se plantea una estupenda oportunidad al coincidir en intereses y voluntades Academia y Festival, y celebrar aquí los Goya», ya que habrá sinergias entre la Academia y el Festival de Cine. Se está trabajando con gran armonía, explica, y destaca que el Festival lleva años ayudando a los productores y realizadores malagueños con el fin de que su trabajo tenga la mayor visibilidad posible, y ahora la oportunidad de los Goya es única también para la industria local. «Y que Málaga ahonde en la idea de una ciudad del audiovisual, donde todo su tejido trabaja de la mano, es lo más bonito; el Festival de Cine, con los productores, con el resto de agentes del audiovisual en Málaga estamos trabajando con una unidad de criterio, objetivos comunes, que vengan aquí los Goya y ellos tengan la oportunidad de reunirse con todo el sector y ser anfitriones de la gala también ellos es un proyecto de ciudad».

Se necesitan más técnicos locales

Javier Frutos indica que «no se puede hablar de los Goya sin hablar del Festival de Cine, lo bueno del festival es que el malagueño lo ha hecho suyo, nadie se lo puede arrebatar», recuerda que el sector siempre colabora con el Festival, «porque su éxito repercute en nuestros negocios», y también participarán en los Goya. «La industria turística se va a ver bastante beneficiada. Lo vivimos como una experiencia importante para la ciudad y queremos colaborar».

Daniel Ortiz señala que hubo un antes y un después una vez que el «Festival apostó por una industria y que haya creado ese mercado» para el sector audiovisual local. Al principio, a los jóvenes realizadores se les dejaba un poco al margen, pero la apuesta de Vigar y del Festival «ha hecho que la mayor parte de nosotros nos dediquemos a esto y tengamos un reconocimiento nacional e internacional». Ahora, vienen aquí productores nacionales e internacionales a rodar proyectos de ficción y series, «es algo importante que ha sucedido en un año y medio atrás», pero esa eclosión ha hecho que haya una carencia de profesionales, de técnicos malagueños, de forma que él hace un guiño para que «haya formación constante para todas las nuevas generaciones que quieran dedicarse» al cine en cualquiera de sus roles. Ortiz indica que el Festival apoya a los nuevos talentos gracias a las ayudas a la creación y generando mercado, «pero no me quedaría sólo con los Goya en Málaga, que tienen una capacidad de retorno publicitario brutal, sino seguir en esa línea y apostar realmente por los que desde Málaga tratamos de contar nuestras propias historias». Por ello, pide a la Junta que duplique las ayudas, ahora en 2,2 millones anuales, y las compara con los 5,7 de la Comunidad Valenciana. También reclama el establecimiento de subvenciones al desarrollo.

Industria pujante

«Si los Goya hubieran ido a otra ciudad cualquiera, hubiera sido un evento de gente que se baja en un AVE o un avión de Madrid, se mete en un hotel, van a un teatro y se van. A mí me da mucha confianza que esta ciudad cuente con el Festival de Cine y con Vigar al frente, me consta que intenta que el evento propio de los Goya, que es una gala de un día, se extienda a lo largo de la ciudad, en el tiempo y en los espacios, para que toda la ciudad los viva intensamente», dice Ezekiel Montes. En clave de industria, destaca la ayuda del Festival de Cine para los productores y realizadores malagueños. «Yo recuerdo que hace veinte años para mí el Festival supuso la oportunidad de hablar de tú a tú con actores y gente de la industria», declara Montes, quien recuerda que con la Escuela del Cine de Málaga «está saliendo gente que se va encontrar con los Goya ese primer tú a tú con actores, gente de la industria». «Es una buena idea que vengan los Goya, pero es una idea mejor que se sigan potenciando todas las actividades del Festival de Cine porque realmente la ciudad ha cambiado desde que el Festival gira su mirada a potenciar la industria y el cine en Málaga».

Tomando como base la Gala de los Goya en Sevilla en enero de 2019, destaca Vigar que se habló «de que el impacto económico directo estaba entre los 4 y 5 millones de euros, pero, por otra parte, en la valoración del impacto de estudio de medios, es decir, en la capacidad que tiene de desarrollar o llegar a diferentes personas a través de los medios de comunicación, superan los 100 millones de euros». «Son datos muy importantes», dice, pero llama la atención sobre los «muchísimos intangibles que suman», por ejemplo las empresas malagueñas que van a trabajar en el montaje y la infraestructura de la gala y las actividades previas, la cantidad de profesionales del sector que participan en la realización, así como «la capacidad de seguir ilusionando a una ciudad del cine y del audiovisual, que tiene oportunidad de compartir momentos especiales con los integrantes del cine español, y seguir pensando que la idea de querer al cine es buena idea, y querer al cine es querer a la cultura, y eso es querer la libertad de criterio, de opinión, la libertad en general».

La ciudad, un gran plató

Noelia Losada, por su parte, indica: «Podemos cuantificar la publicidad, las pernoctaciones, pero hay intangibles complicados de cuantificar, el impulso que los Goya pueden dar a la industria en Málaga es intangible». «Estamos todos de acuerdo en que el retorno va a ser superior a la inversión realizada, y ya no sólo en términos económicos, sino además en términos de acogida, ha sido bien aceptado y hay cierto estado de júbilo. Siempre y cuando se recupere la inversión, me doy por satisfecha. Pero es que va a ser un impulso tremendo, al igual que, no sólo los Goya, Juan Antonio Vigar ha conseguido que vengan los Max».

Vigar, por su parte, recuerda que la ciudad se ha convertido en un gran plató con grandes series rodándose aquí. «Hay momentos en los cuales se busca gente para trabajar y no los encuentras», mientras que Montes ve bien que vengan grandes productoras de fuera, pero aboga por que los productores y directores locales puedan liderar equipos, «porque el equipo que viene liderando en todos los departamentos es de fuera, lo que se usa de aquí son figurantes o auxiliares, entonces no dejamos de estar potenciando una industria del servilismo». Vigar llama a no confundir las empresas de service con servilismo, porque esas empresas son imprescindibles, «necesarias, y son las que más técnicos emplean», y afirma: «Lo que hace falta en Málaga es impulsar una formación en excelencia de técnicos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook