22 de octubre de 2019
22.10.2019
Sanidad

El responsable de seguridad en Salud, una figura para tratar las agresiones sanitarias

Mejorar la coordinación entre los centros hospitalarios y los cuerpos de seguridad es una de los principales objetivos de este cargo

22.10.2019 | 05:00
Imagen de una protesta con motivo de una agresión.

La creación de un mapa de riesgo para conocer los puntos más conflictivos en las infraestructuras sanitarias en Málaga, incrementar las medidas de prevención ante las agresiones a profesionales del sector... El que se ha convertido en uno de los temas que más titulares copa de un tiempo atrás en este ámbito suma un nuevo punto: la petición y búsqueda de un responsable de seguridad dentro de la delegación que aborde todo lo relacionado con este tipo de conductas.

Hace dos semanas se produjo un encuentro informal entre representantes de la Delegación de Salud, Subdelegación del Gobierno, los Colegios de Médicos y Enfermería y el Sindicato Médico. En él se abordó la inclusión de un responsable provincial de seguridad en la Delegación provincial, un enlace entre los centros y las fuerzas de seguridad para que los protocolos de actuación cuenten con la mayor coordinación posible. Un trabajo que haría de la mano con subcoordinadores por distritos para que se traslade la información de la forma más coordinada posible, según informaron asistentes del encuentro. Sin tener una ficha fija, se prevé que para finales de mes o inicios de noviembre se retomen las reuniones entre las partes implicadas.

Málaga es la provincia de la región que más agresiones registró en 2018. Un total de 309 víctimas, de las cuales, 233 eran mujeres, Le sigue Sevilla (282) y Cádiz (140). El dato malagueño supone el 25 por ciento de las acciones violentas contra personal de la Sanidad ocurridas en la región, que sumó hasta 1.234 durante el ejercicio pasado.

Los datos de la provincia reflejan une la tendencia al alza ya que en los últimos tres años el incremento ha sido de más de 120 casos. De este modo, se ha pasado de los 187 registrados en 2016, a los 309 del pasado ejercicio, pasando por los 221 de 2017.

Reforzar las medidas de prevención con guardias de seguridad, cámaras de vigilancia, cartelería recordatoria sobre las consencuencias que tiene agredir al personal sanitario o botones antipánico son algunas de las peticiones por parte de los sindicatos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook