20 de febrero de 2020
20.02.2020
Laboral

El IMFE facilita la creación de 600 empleos estables a través de subvenciones

A través del Programa de Promoción de Empleo y Fomento del Autoempleo (PEFA), el Ayuntamiento ha otorgado 800.000 euros a fondo perdido a un total de 502 empresas y empresarios autónomos

20.02.2020 | 13:48
Luis Verde, concejal de Fomento del Empleo del Ayuntamiento de Málaga, presenta los datos del PEFA.

El Programa de Promoción de Empleo y Fomento del Autoempleo (PEFA), que lleva a cabo el Instituto Municipal para la Formación y el Empleo (IMFE), ha posibilitado durante el año 2019 la creación de cerca de 600 puestos de trabajo estables en la ciudad de Málaga.

Así lo ha indicado el concejal de Fomento del Empleo, Luis Verde, quien ha señalado en rueda de prensa que, mediante este programa, ha otorgado 800.000 euros de subvenciones a fondo perdido a un total de 502 empresas y empresarios autónomos, lo que ha favorecido la generación de 586 puestos de trabajo indefinidos.

Verde ha aclarado que en este programa se partió con un presupuesto de 650.000 euros para el pasado ejercicio y a lo largo del año se incrementó hasta los 800.000 euros.

La subvención ha constado de dos líneas de ayudas diferenciadas. La línea de Ayuda PEFA que establece una cuantía de 1.200 euros por puesto de trabajo estable, incrementándose en 300 euros más si la persona que ocupa el puesto pertenece a colectivo en riesgo de exclusión social (mujeres, personas con discapacidad, mayores de 45 años y menores de 30 años, desempleados de larga duración, etcétera). Estas cuantías se reducen en un 50 por ciento en el caso de contrataciones realizadas a jornada parcial.

La línea de ayuda a Empresas de Inserción establece que aquellas empresas calificadas legalmente como empresas de inserción que contraten a trabajadores en riesgo de exclusión social por un período mínimo de un año puedan solicitar, además de la ayuda PEFA, 1.000 euros complementarios por cada puesto de trabajo. Los beneficiarios de este programa son empresarios autónomos y sociedades de nueva creación --menos de nueve meses-- o empresas y empresarios en activo --menos de cinco años--.

Los puestos de trabajo subvencionables son empresarios autónomos y socios trabajadores así como trabajadores contratados por cuenta ajena de carácter indefinido que lleven menos de nueve meses dados de alta, o que aún no hayan sido incorporados. Dichos puestos deberán mantenerse al menos durante un periodo de tiempo de un año.

Perfil de los empleados

De las 700 solicitudes presentadas, 502 han sido admitidas, y el resto no cumplían los requisitos. El perfil de las peticiones continúan siendo mayoría los empresarios y empresarias individuales autónomos (88,28%).

El resto se decanta por constituir algún tipo de sociedad como sociedades limitadas, que han supuesto un 4,85 por ciento del total de solicitudes; las cooperativas, que este año 2019 ha aumentado hasta el cinco por ciento; las sociedades civiles representan el 1,72 por ciento y, por último, las limitadas laborales que bajan por segundo año consecutivo quedándose en el 0,15 por ciento.

En cuanto al género, destaca la escasa diferencia en número: Así, 261 empresarias y 27 trabajadoras por cuenta ajena frente a 269 empresarios y 29 trabajadores por cuenta ajena, llamando la atención que, por primera vez en los últimos diez años, el número de mujeres emprendedoras en la franja de edad entre 30-45 años es mayor al de los hombres --146 empresarias frente a 138 de ellos--.

En cuanto a segmentos de edad, de los puestos creados, 308 tienen entre 30 y 45 años; 154 son menores de 30 años; y 124, mayores de 45 años, ha precisado Luis Verde.

En cuanto al tipo de contrataciones, la mayoría de las solicitudes provienen de micropymes cuya plantilla únicamente está formada por el propio empresario o empresaria, siendo el número de contratos por cuenta ajena creados de 56 en total.

Actividades desarrolladas

De las solicitudes presentadas, en relación con las actividades desarrolladas, siguiendo la trayectoria de los últimos años, se comprueba que la mayoría de ellas (62,14%) pertenecen al sector servicios y comercios de proximidad --tiendas de barrio, peluquerías, gestorías, despacho de abogados, etcétera--.

El sector que ha experimentado este año un leve crecimiento es el de mejora de la calidad de vida (16,57%) que engloba las actividades de servicios sanitarios, ayudas a domicilio, y otros servicios asistenciales.

El sector de turismo, ocio y cultura (hostelería, restauración y servicios de ocio) configura el diez por ciento de las solicitudes presentadas; mientras que el sector de empresas tecnológicas y el sector industrial cierran los datos de manera muy igualada, con un seis y un 5,29 por ciento, respectivamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook