Tranquilo, sin nadie que lo molestase y disfrutando de una vacía playa de la Misericordia. Así se vio esta mañana un cisne negro, que aprovechó la poco usual soledad de la playa de la Misericordia, en Málaga, para nadar un poco cerca de la playa, para sorpresa y deleite de los malagueños que se encontraban por allí en ese momento.

El cisne, que no se descarta que llegara del cercano Parque del Oeste, donde hay algunos ejemplares, aprovechó la falta de bañistas por el confinamiento que ha provocado el estado de alarma, para bañarse en la playa sin que nadie lo moleste. Esta imagen recuerda al grupo de flamencos que hace justo un mes aprovechó la soledad de la playa de la Misericordia para hacer una parada en su camino a la Laguna de Fuente de Piedra.

Un cisne negro en la playa de la Misericordia