Agentes de la Policía Nacional detuvieron este pasado jueves a un hombre de 66 años y nacionalidad española como presunto autor de un delito de amenazas graves. Al parecer, el hombre habría mantenido una disputa el día anterior con un vecino de la comunidad, al haber obstaculizado el acceso al ascensor con objetos personales.

Al día siguiente, esta misma persona requirió la presencia de una dotación policial, alegando que iba a matar a su vecino con una escopeta. Finalmente, los agentes procedieron a su detención al no deponer su actitud.

Los hechos ocurrieron a las 07.00 horas de este jueves día 15, cuando la Sala Operativa CIMACC 091 (Centro Inteligente de Mando de Comunicación y Control) comisionó a varios indicativos policiales para que acudiesen a una llamada donde el requirente relata, con intensidad y de manera clara, la intención de agredir de muerte a un vecino.

Personados en el lugar, los agentes se entrevistaron con la víctima y el requirente, siendo este último el presunto autor de las amenazas. Ambas partes, manifestaron que el origen de los hechos les emplazaba a un encuentro que tuvieron el día anterior, cuando la víctima, acompañado por su esposa, le pidió permiso a la otra parte para retirar unos objetos que obstaculizaban el acceso al ascensor comunitario.

En ese momento, y según los datos aportados por la presunta víctima, su vecino comenzó a insultarlo y amenazarlo de muerte, manifestándole igualmente que conocía perfectamente sus horarios y el lugar de trabajo de su esposa. Igualmente, la víctima relató a los agentes que era conocedor que su vecino poseía armas blancas y de fuego en su domicilio.

Ante estos hechos y dado que el agresor, lejos de negar los hechos, no mostraba arrepentimiento, ni deponía su actitud amenazadora ante sus vecinos, los agentes procedieron a su detención como presunto responsable de un delito de amenazas graves.

El presunto responsable hizo entrega, de manera voluntaria, de una escopeta de caza, un arma de gas, varias cajas de munición, cartuchos semiblindados así como un machete de 14 centímetros y dos navajas que guardaba en su vivienda. Tanto las diligencias instruidas como el presunto autor de los hechos fueron puestos a disposición de la autoridad judicial.