El edil de Ordenación del Territorio, Raúl López, ha anunciado hoy, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno Local, que los terrenos de la antigua fábrica de ladrillos y tejas Salyt, ubicada en Carlinda, junto a la circunvalación, acogerán una gran superficie o espacio comercial minorista, de forma que allí podrán instalarse varias marcas. La parcela tiene 53.000 metros cuadrados.

El convenio sale así a exposición pública y modifica el uso productivo del espacio “abandonado” de suelo urbano consolidado a no consolidado para que acoja “una gran superficie comercial minorista”, un centro “potente que dará servicio a todo el distrito. "Se trata de varias unidades comerciales en un mismo espacio, es un nuevo núcleo comercial para dar servicio al distrito". Es decir, no se asemejará a un centro comercial al uso como pueden ser otros de la ciudad, sino que en el mismo suelo se ubicarán diversas superficies comerciales.

No se trata de ningún decorado sino de un rincón de Málaga, el degradado Carril de Salyt, cuyo tramo final se ha convertido en un cajón de sastre para depositar todo tipo de desperdicios. A. V.

Ha destacado tres temas en relación al convenio sobre esta parcela, cuya fábrica se instaló en Málaga en 1945: el primero es que se genera una zona verde de 800 metros cuadrados en el entorno, se generan, además, nuevos viales y conexiones que mejorarán la movilidad, dice el edil, no solo en el distrito, sino también en toda la ciudad y, además, junto al desarrollo comercial el Ayuntamiento se queda con un 10 por ciento de los aprovechamientos, 2.000 metros cuadrados de techo también para alguna iniciativa comercial, y se creará un equipamiento que se consensuará con los vecinos de Bailén-Miraflores, distrito que dirige la concejal Elisa Pérez de Siles.

Ha recordado el concejal que este convenio y la modificación de elementos que conlleva estaba parado desde 2008.

Vistas de la fábrica Salyt en 1999, antes de la construcción del Parque del Norte.