«Históricamente, en principio esto no era una cosa de mujeres. Ahora sí», resume Jorge Díaz, responsable de la editorial musical Monte Victoria y profesor de piano en el Conservatorio Profesional de Música ‘Manuel Carra’.

En el pasado, la composición musical no era cosa de mujeres y las que componían, recuerda la malagueña Silvia Olivero, directora de orquesta, compositora y profesora de Fundamentos de Composición en el Carra, apenas aparecen en la historiografía, como Fanny Mendelssohn, la hermana de Félix o Clara Schumann, esposa de Robert, de soltera Clara Wieck, «que se sentía en inferioridad respecto a su marido y ella misma se autolimitaba aunque tenía una obra fantástica».

La directora también pone el ejemplo de María Lejárraga, autora de la letra de ‘El amor brujo’ a la que pondría música Falla, aunque la autora firmó la obra con el nombre de su marido, el dramaturgo Gregorio Martínez Sierra.

Para constatar que los tiempos han cambiado, Monte Victoria acaba de publicar el volumen ‘Compositoras andaluzas contemporáneas’, una selección de 16 piezas para piano de sendas autoras de las ocho provincias andaluzas, que está acompañada por una pequeña biografía de cada una.

Retrato de las 16 compositoras. L.O.

El libro es iniciativa de Jorge Díaz, que ya ha sacado en el mercado con gran éxito sendas obras parecidas dedicadas a la compositoras españolas e internacionales del pasado.

«Desde mi punto de vista como pianista, con esta obra podemos ver la evolución del lenguaje musical del piano y el estado de la composición en Andalucía, a través del tamiz de las mujeres», destaca el editor y profesor, que no obstante subraya que no cree que exista una forma distinta de componer según sea el sexo de su creador.

Coordina la publicación la propia Silvia Olivero, que además ha contribuido con una obra titulada ‘Pandemia’, compuesta el año pasado. «Fue una manera de sacar todas esas tensiones que uno tiene acumulado. La composición es una manera de reflejar lo que tenemos nuestro, sacarlo fuera, compartirlo y en parte, liberarnos», precisa.

Como recuerda, cuando empezó en el mundo de la música, tenía como referente a una autora incluida en este libro, Diana Pérez. «Era mi profesora de Acústica y en ese tiempo era fascinante encontrar a una mujer que se movía muchísimo en el mundo de la composición», destaca.

Más despejado lo tuvo la treintañera granadina Ana Blanco, que estudió dirección de orquesta con Silvia Olivero y que hoy es directora de la Banda Municipal de Música de Álora. «Para mí ha sido mucho más sencillo, tanto en el mundo de la dirección como de la composición. Ahora, a partir de las nuevas tecnologías te puedes encontrar con partituras de mujeres que están escribiendo hoy en día y es mucho más fácil visibilizar un papel que antes no se veía».

Pieza de Ana Blanco para este volumen conjunto, acompañado de su biografía. L.O.

La obra con la que contribuye Ana Blanco, que confiesa que sobre todo le gusta componer bandas sonoras y ya ha puesto música a varios cortos, se titula ‘Naranja’. «Está inspirada un poco en las raíces mediterráneas, en Andalucía y a partir de patrones de música popular lo adapto a mi propio lenguaje y estructuro la forma y la esencia de lo que quiero transmitir», detalla.

Como indica la coordinadora de libro, las piezas «tienen su propio lenguaje y su propia estructura interna e incluso hay grafías que son más contemporáneas», al tiempo que muestra algunas partituras muy originales, que hasta incluyen disimulados silbidos.

Detalle de una de las partituras. L.O.

Otra particularidad de esta selección es que se trata de piezas que «la mayoría no se han interpretado nunca, son desconocidas», apunta Jorge Díaz, mientras que Silvia Olivero remarca que «cuando uno compone una obra lo que quiere es que suene y ahora mismo es como si estuvieran en un cajón».

Los entrevistados confían en que algún día no haya que publicar este tipo de libros. «Aspiramos a la normalización, a que no haya que hacer un concierto con obras de mujeres y que no haya que personalizar, pero ahora mismo se publica mucho menos música de mujeres y lo que existe hay que sacarlo a la luz», argumenta Silvia Olivero.

Compositoras y obras

Las autoras y obras de ‘Compositoras andaluzas contemporáneas’ son: Silvia Olivero Anarte (Pandemia); Diana Pérez Custodio (Plata líquida-Mercurio); Iluminada Pérez Frutos (Memoria de la ausencia II);Mª Dolores Romero Ortiz (Resonancias); Inmaculada Almendral (Pentimento I-II. Carrousel); Ana Teruel (Las escaleras infinitas... Y sin embargo gira); Reyes Oteo (El erizo y la liebre); María José Arenas (Ucronías); Dolores Serrano Cueto (Susúrrame al oído); Mª Inmaculada Godoy Gutiérrez (Ensoñación); Ana Blanco Flores (Naranja); Elena Morínez (Efímero); Isabel Royán (Los rostros originales); Sara Almendro Flores (Sonata espasmódica); Cristina del Pilar Gallego Fernández (Senderos);Pilar Osado (Cosmic Delights).