Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Urbanismo

Bosque Urbano Málaga llevará a juicio la venta de los suelos de Repsol tras recaudar 16.000 euros

La plataforma ciudadana confirma que presentará este año un contencioso administrativo contra la construcción de cuatro rascacielos y el resto del desarrollo urbanístico previsto en los antiguos terrenos de Repsol, gracias a las donaciones de cerca de 370 particulares hasta la fecha

Responsables y portavoces de Bosque Urbano Málaga, el pasado miércoles en los antiguos terrenos de Repsol con uno de los 250 árboles que han plantado.. A.V.

La plataforma ciudadana Bosque Urbano Málaga (BUM) presentará un recurso contencioso administrativo este mismo año para tratar de frenar el proyecto de construcción de cuatro rascacielos, un centro comercial y el resto del desarrollo urbanístico previsto en los antiguos terrenos de Repsol.

El objetivo es que las 6,5 hectáreas reservadas para parque por el equipo de gobierno en estos terrenos se conviertan en 17,7 hectáreas de bosque, la totalidad de esta parcela situada entre los dos distritos más poblados de Málaga: la Carretera de Cádiz y la Cruz de Humilladero.

La vía judicial será posible gracias a los 16.000 euros que de momento lleva recaudada la plataforma, gracias a las donaciones de cerca de 370 ciudadanos en la plataforma www.goteo.org.

El mínimo para dar este paso, explicó Pedro Francisco Sánchez, portavoz de esta plataforma, eran 10.000 euros y todavía quedan alrededor de 40 días para alcanzar la cifra que consideran óptima: 21.000 euros. «La verdad es que todas las aportaciones son necesarias porque al principio ayudará a ir con más garantías a esa vía judicial», subrayó el miércoles a este diario en los terrenos.

Pedro Francisco Sánchez precisó que en un principio el recurso trataría de frenar la venta de los suelos, pues recordó que todavía «hay muchos expedientes administrativos abiertos», entre ellos un recurso de alzada presentado por BUM contra la resolución de la Delegación de Desarrollo Sostenible de la Junta que aprobaba el proyecto de descontaminación de los terrenos.

«Se van a llevar un chasco»

Para el portavoz de BUM, una vez se agota la vía administrativa, «sólo te queda la vía judicial y ellos nos están empujando a ello con la venta de los terrenos».

En este sentido declaró que en el Ayuntamiento «están obsesionados con que los terrenos dejen de ser municipales para, en el momento en que los vendan, decir que el debate está acabado, que ya son de un privado y que la indemnización sería multimillonaria; pero se van a llevar un chasco porque mientras aquí no haya un edificio construido, de una forma o de otra la plataforma va a estar ahí». Además, remarcó que el Consistorio tiene mucho interés en vender sus parcelas «cuando no hay proyecto de urbanización aprobado ni tampoco se ha aprobado la autorización ambiental».

Miembros de la plataforma, el pasado mes de enero. A.V.

Por su parte Francisco Javier López, uno de los fundadores de la plataforma, llamó la atención sobre la aportación de tantos ciudadanos para iniciar el recurso, «en una época en la que están subiendo los precios y la inflación está por las nubes».

«Que tantas personas hayan puesto el dinero que han podido demuestra que es algo que la ciudadanía de Málaga siente y quiere», subrayó Pedro Francisco Sánchez.

Por otra parte Ana Ferrer, también una de las fundadoras de BUM, resaltó la paradoja de que «una plataforma ciudadana tenga que meterse en los tribunales con el dinero de los ciudadanos, mientras el Ayuntamiento lo hará con dinero público, no con el del alcalde». 

La cita con la plataforma ciudadana coincidió con la semana en la que se ha difundido otra de las propuestas de rascacielos, la de Rafael Moneo y José Seguí. Para Francisco Javier López «es la constatación de hasta qué punto un equipo de gobierno, que se supone que tiene que representar los intereses de la ciudadanía, se pone de espaldas a ella».

En opinión de Francisco Sarmiento, también de la plataforma ciudadana, «el alcalde está tratando de impulsar en Málaga por todos los medios el modelo de ciudad norteamericano», mientras que para Pedro Francisco Sánchez, el desarrollo urbanístico elegido es el contrario al que se lleva a cabo en este tipo de antiguos suelos industriales «en el resto de Europa.

Sin conexión con la Ronda Oeste

Además, el portavoz de BUM incidió en lo que considera «algo que está pasando totalmente desapercibido» como es la no permitida conexión entre el bulevar Adolfo Suárez y la Ronda Oeste. A este respecto, en noviembre de 2020 la Dirección General de Carreteras declaró -a una pregunta de la plataforma- que había informado desfavorablemente sobre la conexión «al incumplir la normativa vigente de carreteras».

«No se puede conectar y cuando preguntas por esto se salen por la tangente. No sé si a todos los constructores se les ha explicado la situación del plan de movilidad que proyecta el PGOU. Estamos hablando no solo de las 20.000 personas que va a generar todo lo que se construya aquí y lo que va a venir a todas esas oficinas y al centro comercial sino de nuestros barrios: San Andrés, Cruz de Humilladero, Dos Hermanas... necesitas una entrada y una salida », advirtió Pedro Francisco Sánchez.

Compartir el artículo

stats