La presidenta del PP de Málaga, Patricia Navarro, destacó ayer que la formación provincial «ha demostrado no tener techo, no tener límites, sobre todo después de las últimas elecciones autonómicas», afirmando que «somos un partido de gente normal, sin etiquetas, que lo único que quiere es mejorar su tierra». Así lo expuso durante la comida de Navidad de la formación provincial junto al coordinador general del PP, Elías Bendodo, y el alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, incidiendo en que «el pasado 19J se demostraron muchas cosas, se rompieron muchos moldes, porque tenemos un gran aval: el trabajo bien hecho y la gestión al frente de las administraciones en las que gobernamos».

El acto, que congregó a más de 400 personas, sirvió para reivindicar que «no es casual que Málaga y su área metropolitana se haya convertido en una de las zonas más pujantes de España», subrayó Navarro, valorando que «en eso tiene mucho que ver la gestión del PP y, sobre todo, que nosotros no cargamos con mochilas de otros».

Por su parte, el coordinador general del PP aseguró que «no hay un solo sitio en el que no me feliciten por ser de Málaga y por la transformación de la ciudad y la provincia», apuntando que «tenemos una gran suerte y debemos estar orgullosos del trabajo, esfuerzo y entrega en los últimos años de nuestros alcaldes, concejales, diputados».

Bendodo y Villanova. L. O.

«Toda España mira con admiración la gestión del PP en Málaga, lo que se ha transformado esta tierra y el proyecto para esta provincia», incidió Bendodo, quien, no obstante, dijo que «ni podemos ni vamos a conformarnos; no podemos dormirnos en los laureles porque quedan muchos problemas por resolver, muchas necesidades de los malagueños que atender todavía».

Así, recordó que «esa ha sido siempre la clave del éxito del PP: un partido al servicio de los malagueños, por y para los malagueños»; mientras que lamentó que «otros partidos no lo tienen tan claro».