16 de abril de 2012
16.04.2012
Fútbol. Una bala menos

Ni con 19 remates se pudo ganar

El Málaga CF demostró frente a la Real Sociedad una superioridad total, incluyendo el gol legal anulado en el 91´

16.04.2012 | 07:00
Martín Demichelis protesta, con mucha razón, al colegiado González González tras anular el árbitro el gol que marcó el argentino en la prolongación y que debió subir al marcador electrónico.

El equipo blanquiazul no pudo sumar tres puntos que le habrían dejado con cinco de ventaja respecto a la frontera que delimita los puestos destinados a la Liga de Campeones. El monólogo albiceleste frente al conjunto donostiarra no tuvo premio pese al gran número de oportunidades creadas en superioridad numérica.

¿Cuántas ocasiones debe generar el Málaga CF para conseguir un gol? ¿Cuántas oportunidades debe tener José Salomón Rondón para marcar? Son preguntas que suelen hacerse numerosos aficionados del Málaga CF cada vez que hay un partido del conjunto blanquiazul, sobre todo en La Rosaleda, que es donde crea la mayoría de las ocasiones de cara al marco contrario.

Ayer, frente a la Real Sociedad, el cuadro albiceleste tuvo diecinueve remates a favor, pero sólo consiguió un gol, si bien le fue anulado un tanto legal en el minuto 91, obra de Martín Demichelis cuando no hay ninguna infracción: ni fuera de juego ni mano ni nada de nada. El colegiado castellano-leonés González González fue el único, a instancias de su asistente, que vio como ilegal un golazo del argentino en una de las múltiples llegadas al área contraria en las postrimerías del encuentro.

Por el contrario, el cuadro txuri urdin llegó nueve veces, y anotó un gol que le sirvió para arrancar un punto... y con un jugador menos por expulsión del central Míkel González al final del primer tiempo.

La superioridad malaguista fue aplastante en prácticamente todas las facetas, tanto en la posesión del balón (58 % del Málaga CF por 42 % de la Real), como en saques de esquina a favor (15 por 9), los balones recuperados (81 por 70) y los pases totales (630 por 412). No obstante, este dato juega a veces en contra del bloque blanquiazul, que en ocasiones «soba» en exceso el balón para llegar a las inmediaciones del área contraria, lo que da ventaja al contrincante a la hora de replegarse y situarse sus jugadores para defender. Así hay menos capacidad de sorpresa. El Málaga CF mereció ayer el triunfo por superioridad, ocasiones y el gol de Demichelis. Pero el árbitro no lo dio por válido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine