10 de julio de 2010
10.07.2010
Agua de vida

Carratraca recupera parte de su historia

El histórico balneario de la localidad, por el que pasaron destacadas personalidades durante el siglo XIX, reabrió ayer sus puertas y ofrecerá una amplia variedad de tratamientos terapéuticos

10.07.2010 | 07:00
Carratraca recupera parte de su historia

Adentrarse en los baños termales de Carratraca es hacerlo también en la historia. El balneario abrió ayer un nuevo capítulo tras pasar su gestión a la firma Capella, que tiene varios establecimientos turísticos especializados en salud en Estados Unidos.
El hotel balneario –propiedad desde 1998 del empresario Ricardo Arranz– ha estado cerrado en varias ocasiones. R&A lo adquirió, lo rehabilitó durante cinco años con una inversión de 18 millones de euros y lo inauguró a finales de 2007, pero cerró a finales del año pasado.
Para atraer tanto al turismo nacional como al extranjero de la Costa del Sol, el balneario se ha convertido en una opción de salud y descanso con un centro médico especializado.
Así, el balneario vuelve también a sus raíces, cuando Carratraca creció como pueblo alrededor de su mayor riqueza: el agua sulfurosa de su manantial. Las aguas de Carratraca se han convertido en un atractivo turístico por sus beneficios terapéuticos y medicinales.

La joya del interior de Málaga
La emperatriz Eugenia de Montijo y su hermana María Francisca, decimoquinta duquesa de Alba, se encargaron de dar a conocer en Europa las termas de Carratraca y, gracias a ellas y a su padre, el Conde de Teba, y a Fernando VII, las termas fueron frecuentadas durante el siglo XIX por destacados personajes de la política, la aristocracia y la cultura.
Cánovas del Castillo, Rainer María Rilke, Lord Byron y Vicente Aleixandre, Alejandro Dumas o Antonio Muñoz Degrain fueron algunos de los personajes ilustres que acudieron a Carratraca. Pero el descubrimiento de las propiedades del agua se remonta siglos atrás, cuando casualmente un mendigo enfermo, Juan Camisón, observó cómo el agua curaba a las cabras enfermas de un pastor y el también sanó cuando decidió bañarse.
Las propiedades terapéuticas del manantial llevaron a la construcción del balneario, único en la provincia de Málaga. El edificio, que fue mandado construir por Fernando VII e inaugurado en 1855, estuvo cerrado varios años por reforma. Ahora oferta un amplio servicio de tratamientos.
La oferta del hotel Villa Padierna Thermas de Carratraca ofrece dos, cuatro y siete noches, con programas que van desde los más caros, con todo tipo de dietas y tratamientos de 1.300 a 2.175 euros por persona. Además, dispone de 43 habitaciones, a 120 euros la habitación individual por noche y la doble 200 euros, aunque también hay suite de lujo por 300 euros.
El municipio de Carratraca vuelve así a recuperar su gran atractivo que le permitió crecer como pueblo y que ahora puede contribuir a dar un impulso económico a los vecinos de esta localidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine