06 de agosto de 2018
06.08.2018
Ayuda para encontrar a sus hijos

No sin mis hijos

Manuel lleva cinco años buscando a sus hijos. Desde que su exmujer comenzó a incumplir el régimen de visitas y cambiar de residencia, no los ha visto

06.08.2018 | 05:00
Manuel, junto a sus hijos Kevin y Jonathan en una de las últimas fotografías que conserva con ellos.

Claves

  • Las denuncias falsas les ayudan a huir
    Tras cada denuncia falsa de la madre se abría un proceso judicial que impedía a Manuel ver a sus hijos, de los que tampoco sabía nada a través de su expareja.
  • La justicia le ha dado la razón
    Las denuncias se han cerrado y ahora la madre tendrá que responder por ellas ante la Justicia, que la busca en España a la espera de aprobarse una euroorden.
  • Viaja con su nueva pareja y seis niños
    Son una familia muy grande que viaja en una furgoneta. Manuel espera que vayan dejando pistas que le ayuden a encontrarlos en su huida fuera de España.

En este tiempo, un sinfín de denuncias falsas que ahora pesan sobre la madre, que sigue desaparecida con los pequeños Jonathan y Kevin - Este antequerano ha colgado un vídeo de apoyo en su Facebook que ya cuenta con 150.000 reproducciones, con la esperanza de poder encontrarlos y devolverlos de nuevo a casa

Manuel Sancho es un antequerano que lleva cinco años intentando encontrar y recuperar a sus hijos. Desde que se divorció en 2012 y su expareja comenzó a incumplir el régimen de visitas y cambiar de residencia, Manuel ha pasado meses siguiendo la pista de sus dos pequeños, Jonathan y Kevin, que entonces tenían 11 y 9 años, respectivamente.

Casi cinco años de lucha en los que Manuel ha tenido que demostrar un sinfín de denuncias falsas por parte de la que fue, durante 12 años, su mujer, y que ahora, tras resolverse cada caso, tendrá que responder ante la Justicia. «Me ha denunciado por todo lo que se pueda imaginar, ha aprovechado que tras cada denuncia se abría un periodo de investigación que me ha impedido ver a los niños, pero tampoco he podido saber de ellos porque todo eso le ha servido a mi exmujer para huir, hasta que se han archivado todos los procesos y ahora la juez ha puesto ya una orden de busca, detención y presentación en España sobre ella por esas denuncias falsas que se han vuelto en su contra; pero ya sabemos que no están aquí», declara Manuel.

La estrategia de la madre ha sido siempre la misma estos años. Meses después del divorcio comenzó a no llevar a los niños a clase y un día Manuel vio que no había nadie en el piso donde vivían en la localidad malagueña. «Nos dijeron en el centro educativo de Antequera que los niños estaban ahora estudiando en el CEIP Manuel Laza Palacio de la localidad de Rincón de la Victoria y un día acudimos allí con mis padres y un amigo porque hacía cien días que no veía a mis hijos; ese día estaban celebrando en el colegio del Día de Andalucía y conseguí ver a uno de ellos a través de las rejas del patio», declara el padre.

Esa visita le valió otra denuncia por parte de su exmujer y Manuel volvió a perder la pista de sus hijos, esta vez totalmente. De esta manera, no tuvo más remedio que, a través de su abogado, costear un detective privado que le ayudara a saber dónde y cómo estaban sus hijos. «Así nos enteramos sobre el mes de enero de este año que estaban en Granadilla de Abona, en Tenerife, en una colonia okupa, y que los niños estaban sin escolarizar, por lo que no constaban en ningún centro. Se lo comunicamos a la Fiscalía de Tenerife y a la Dirección General del Menor de Canarias; en esos momentos los veo en fotos por primera vez tras cuatro años: se me cayó el mundo encima», declara Manuel.

La madre tuvo conocimiento de las comunicaciones al Cabildo canario y volvió a huir. «Se puso entonces la denuncia en el Juzgado número 2 de Antequera por sustracción de menores de la que estamos esperando una euroorden de detención y entrega porque sabemos que están fuera de España», añade Manuel.

Y lo sabe porque la última pista de sus niños en España los sitúa en Logroño, durante el pasado mes de mayo, donde han estado acogidos en Cáritas y donde de nuevo han estado pidiendo en Servicios Sociales.

Desde allí la directora ha mandado al área de Asuntos Sociales de Antequera un parte de la situación de la familia, porque además de los dos niños, la exmujer de Manuel tiene cuatro menores más con su actual pareja, que también está pendiente de varios procesos judiciales. «Son una familia muy grande, van pidiendo en parroquias y asuntos sociales y viajan en una furgoneta gris, van dejando pistas que esperamos nos ayuden a encontrarlos porque lo último que nos dijeron en Logroño es que estaban en Toulouse y que iban camino de Holanda», asegura Manuel, que cree que han huido tras conocer la orden de busca y captura.

Por una vida feliz

Durante este tiempo, Manuel ha ingresado religiosamente los 400 euros de manutención que le corresponden. Antes del divorcio, la pareja vivía en Antequera, los niños estaban en un colegio de la ciudad y apuntados a la escuela de fútbol local. «Sus amigos aún me preguntan cuándo van a volver y yo les digo que pronto porque mantenemos la esperanza de que mis niños vuelvan con su familia que los quiere, conmigo y con todos sus abuelos, primos, tíos y amigos que llevan ya casi cinco años esperando que regresen a casa, con una vida normal, yo no quiero nada más», afirma Manuel.

La familia materna de los niños tampoco sabe nada de ellos ni de la madre, y esperan, igual que Manuel, que los pequeños vuelvan pronto a casa. Ahora, el mayor acaba de cumplir 16 años y el pequeño hará 14 en pocos días. Su padre espera que agosto no sirva para alargar más los trámites judiciales que le han dificultado aún más estos años tener cerca a sus hijos y que la euroorden llegue en este mes.

«Vivo pensando día y noche en ellos y cómo estarán viviendo; yo los habría cogido y me los habría traído a casa, pero entonces la justicia me lo habría hecho pagar. He sido paciente y he seguido todos los pasos que me han dicho. Ahora espero que la orden de busca y captura sea el final de este infierno, sólo quiero que mis hijos vuelvan y darles una vida feliz», insiste Manuel, que ha compartido su historia a través de Facebook en un vídeo que ya cuenta con 150.000 reproducciones y numerosas muestras de apoyo, especialmente en la ciudad en la que es muy conocido porque regenta dos establecimientos hosteleros. Familiares, amigos y vecinos de Manuel se han volcado en la lucha del que consideran «un padre coraje».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Más información

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp


Enlaces recomendados: Premios Cine