04 de octubre de 2020
04.10.2020
La Opinión de Málaga
Aguas residuales

Los vecinos de Alhaurín de la Torre rechazan la ubicación de la futura depuradora

La plataforma, que aglutina a residentes de Mestanza, Santa Amalia, Zapata y El Peñón, argumenta daño medioambiental y riesgo de inundabilidad en los terrenos donde se ha proyectado la EDAR

04.10.2020 | 11:24
Terrenos en los que está proyectada la depuradora.

La Plataforma de afectados por la futura estación depuradora de aguas residuales (EDAR) Guadalhorce-Málaga Norte ha pedido a los alcaldes de los municipios firmantes del proyecto --Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Cártama, Málaga y Torremolinos-- que visiten la parcela donde está prevista su construcción, "con el objetivo de que puedan conocer la zona y así valorar de primera mano el impacto medioambiental que causará dicha infraestructura a su entorno natural, considerado uno de los más fértiles de la provincia de Málaga".

La asociación, que reúne a más de 300 vecinos de las barriadas de Mestanza, Santa Amalia, Zapata y El Peñón del municipio de Alhaurín de la Torre, reivindica "desde hace tiempo el cambio de ubicación de esta depuradora, proyectada actualmente en terrenos de Campanillas, pero que afecta directamente a una extensa zona agrícola y a distintos núcleos urbanos y diseminados, situados a escasos metros, donde residen un centenar de alhaurinos", han recordado.

Asimismo, han incidido en que la zona que ocupará la futura EDAR comprende una superficie de casi 30 hectáreas con más de 12.000 árboles frutales, en su mayoría cítricos en plena producción; y donde además conviven distintas especies protegidas como el camaleón y la nutria, "que se verán, inevitablemente, amenazadas por la alteración de este paisaje".

María del Carmen Mestanza, vocal de esta plataforma ciudadana, ha incidido en que "nos gustaría que también vinieran a conocer la zona representantes de la Junta de Andalucía, técnicos e ingenieros, así como asociaciones ecologistas porque estamos convencidos de que, si vieran este pulmón verde, no seguirían con el proyecto adelante. Tienen que hacerlo antes de que sea demasiado tarde".

Al respecto, los vecinos de la zona y propietarios de los terrenos colindantes, "que defienden la necesidad de esta infraestructura para sanear las aguas del río Guadalhorce", proponen como alternativa su construcción como una ampliación de la actual EDAR, situada en el polígono industrial del Guadalhorce.

Mestanza ha dicho que "amamos el río Guadalhorce y comprendemos que necesita esta depuradora porque sus aguas se encuentran en un estado lamentable, pero no a costa de destruir otro tesoro natural, su vega".

"Además de su incalculable valor ecológico", también los vecinos consideran que otro de los principales "inconvenientes" de su actual emplazamiento "es el alto riesgo de inundabilidad que presenta este terreno, como ha quedado patente en numerosas ocasiones durante este tiempo, especialmente tras las últimas riadas que provocaron graves daños y estragos en la provincia el año pasado".

Así, el vicepresidente de la asociación de afectados, Juan Santos, ha agregado que "dentro del proyecto, se contempla levantar una isla de más de 4 metros de altura para evitar que se inunde la zona, pero si el agua viene con fuerza, seguirá reclamando su espacio, y, si encima se reduce el cauce del río, acabará desbordándose, poniendo en serio peligro la vida de los vecinos y sus bienes".

De igual modo, han continuado, "su construcción tendrá consecuencias irreversibles para la economía y forma de vida de las familias afectadas, muchas de ellas dedicadas en exclusiva al cultivo y producción de cítricos, que no sólo se verán perjudicadas por la expropiación de sus parcelas, sino también por el impacto negativo que este tipo de instalación causaría sobre la salubridad y productividad de esta área agrícola".

Por otro lado, han recordado que los miembros de esta plataforma ya han presentado alegaciones en contra del emplazamiento de dicha estación para el tratamiento de vertidos residuales, cuyo anteproyecto fue aprobado el pasado mes de julio por el gobierno autonómico y que, en principio, se prevé que se ponga en marcha en un plazo de dos años.

Además, los vecinos anuncian que emprenderán movilizaciones y que tienen previsto llevar a cabo iniciativas de distinta índole como la comercialización de camisetas y bolsas de tela con el logo 'SOS, Depuradora sí, pero no en la Vega del Guadalhorce' para impulsar su lucha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook